Estás leyendo: Se busca secretario general

Público
Público

Se busca secretario general

Mariano Rajoy baraja cuatro candidatos para que se conviertan en su número dos

LUIS CALVO

El nombre que ocupará la Secretaría General del PP sigue siendo una incógnita y no sólo para el partido ni para sus miembros más críticos. El propio Mariano Rajoy desconoce aún quien será el número dos de su candidatura. Al menos eso mantuvo ayer en una entrevista en Onda Cero. Hace una semana, en cambio, aseguraba en los micrófonos de Catalunya Radio que ya tenía tomada la decisión.

Sólo una cosa parece clara: Rajoy no desvelará el nombre. Desde su entorno es una de las pocas cosas que dan por seguro: nadie sabrá la apuesta de Rajoy hasta el Congreso. Sin embargo, hay algunas claves que pueden ayudar a entender el dilema al que se enfrenta el presidente del PP.

Candidatos y descartados

A dos semanas de la cita, Rajoy baraja cuatro nombres, cuatro perfiles diferentes, para apuntalar su candidatura. Fuentes de la dirección mantienen que, en función del carácter que quiera imprimir al partido, Rajoy confiará en uno u otro dirigente.

Juan Carlos Vera representa el hombre de partido, trabajador y familiarizado con las entrañas del aparato conservador. Sería, sin embargo, una apuesta de continuidad. En el caso de que Rajoy opte por un perfil más innovador, el elegido será Jorge Moragas.

Los otros dos candidatos representan dos mentalidades distintas. Pío García-Escudero es uno de los perfiles más políticos del partido y con "cintura" para negociar: un hombre acostumbrado a las reuniones discretas y horas de persuasión. Por su parte, Esteban González Pons representa el político con carisma. Acostumbrado a relacionarse con los medios y poseedor de una sonrisa perenne daría una imagen más cercana y amable al partido.

Fuera de las quinielas internas parecen quedar Javier Anrenas, María Dolores de Cospedal y el propio Juan Costa. El primero se niega a abandonar Andalucía y algo similar ocurre con la presidenta del partido en Castilla-La Mancha, donde los conservadores están convencidos de que pueden ganar en las elecciones autonómicas de 2011. Nombrar a De Cospedal sería "desvestir un santo para vestir a otro", según comenta una persona de la máxima confianza de Rajoy.

El caso de Costa es diferente. A pesar de que Rajoy parece dispuesto a contar con él al día siguiente del Congreso, otorgarle la secretaría general sería meter al enemigo en casa. Las obligaciones de Rajoy le hacen pasar mucho tiempo alejado de Génova. Le entregaría el día a día del partido a los críticos. Además, un gesto tan generoso sería visto por los fieles de Rajoy como una recompensa a los críticos. Se quedarían, en palabras de uno de sus incondicionales, "con cara de tontos".

Mientras, Rajoy sigue, a falta de equipo y adversario, peleando solo y "contra el aire". Rodeado de enemigos fantasma y candidaturas vaporosas, trata de marcar las principales ideas con las que llegará al Congreso de Valencia, de definirse sin necesidad de un rival.

Ayer, Rajoy se reafirmó en el giro al centro que quiere protagonizar. Lo dijo con claridad: "El PP tiene que estar en la centralidad política, hablar con todo el mundo y no puede estar situado en una esquina". La apuesta por el centro tiene un objetivo claro: ganar. "En los próximos cuatro años voy a trabajar para que este partido pueda representar a más españoles", recalcó.

Un PP más al centro...
Rajoy propone avanzar hacia el centro para convertirse en una alternativa con vocación de ser mayoritaria.

... y abierto a pactos...
El presidente del PP también trata de romper el aislamiento del partido. Recalcó que se pueden "llegar a acuerdos" con otras formaciones "sin abdicar de los principios".

...Pero con igual discurso.
Rajoy destacó sin embargo que no cambiaría ni una coma de sus intervenciones en el Congreso, incluidas frase a Zapatero como: "Usted se ha propuesto traicionar a los muertos del terrorismo"

Pío García-Escudero
Es el candidato a secretario general que más ha sonado esta última semana. El portavoz de los conservadores en el Senado es un hombre del círculo de confianza de Rajoy, conoce muy bien el partido y no despierta antipatías entre sus compañeros. Fue el director de campaña para las elecciones generales de marzo de 2008.

Esteban González Pons
Esteban González Pons es uno de los dirigentes del PP con mayor tirón mediático. Aunque recaló en el Senado entre 1993 y 2003, es en el País Valenciano, bajo la protección de Francisco Camps, cuando ganó más proyección. Ahora, es uno de los personajes más carismáticos del PP en el Congreso.

Jorge Moragas
Con sólo 42 años, Moragas es uno de los más jóvenes de la ejecutiva conservadora. Desde la carrera diplomática se
incorporó a la Secretaría General de Presidencia. En 2002, recién estrenada su militancia en el PP, fue elegido secretario de Relaciones Internacionales. Es diputado por Barcelona desde 2004.

Juan Carlos Vera
Secretario de organización territorial desde 1990, Vera fue elegido Secretario de Organización en 2004. Es diputado desde el año1993. Ha sido coordinador adjunto de las campañas del PP en las municipales de 2007 y en las generales de 2008. Se integró en el PP procedente del Partido Liberal, igual que Esperanza Aguirre.

Más noticias de Política y Sociedad