Público
Público

Se buscan médicos ante el aluvión de turistas

Las comunidades costeras que más incrementan su población en verano destinan millones a contratar suplentes. Catalunya apuesta por homologar los títulos a los extranjeros.

VANESSA PI

Verano. Calor y playas convertidas en hormigueros de gente. España recibió en los meses de julio y agosto del año pasado 25 millones y medio de turistas. Más de la mitad, escogió las costas andaluzas, canarias, valencianas, catalanas y baleares, según el INE. Turistas que nutren las arcas del sector de la hostelería. Turistas que pueden enfermar o sufrir un accidente y a quienes la Sanidad pública debe atender.

¿Está la Sanidad preparada para esto? Los profesionales sanitarios también quieren disfrutar de vacaciones cuando las temperaturas son altas. Las comunidades autónomas, responsables de la atención sanitaria, se afanan en contratar a sus sustitutos durante julio y agosto. Y es que durante esos meses, algunas, como Baleares, llegan a triplicar su población. Justo entonces, las islas no pueden contar con los 1.100 médicos de familia y 1.700 especialistas de su plantilla, que cogen vacaciones.

Variedad de recetas

La Consellería de Salut de Baleares contratará a 18 médicos, 8 diplomados en enfermería y otros 40 profesionales sanitarios para la atención primaria. Según explican, "la demanda aumenta sobre todo por un incremento en las Urgencias". Por ello, en Ibiza amplían el tiempo de atención de las UVI móviles y han contratado a otros seis profesionales. Todos con contrato temporal.

El problema de la falta de médicos en verano alcanzó cotas mediáticas hace unas semanas, cuando la consellera de Sanidat catalana, Marina Geli, pidió al Ministerio que agilizara el proceso para homologar los títulos de médicos extranjeros y así poderles contratar este mismo verano como sustitutos. Catalunya necesita 164 médicos de familia y 151 enfermeros.
Andalucía destina 136 millones de euros a contratar personal sanitario para sustituir al que coja vacaciones: son 99 médicos, 92 enfermeras y 42 auxiliares. La Consejería ideó en 2006 una forma de atraer profesionales a sus bolsas de sustitutos: les paga las mismas retribuciones extra que los médicos titulares.

La Comunitat Valenciana invierte este verano 62 millones en reforzar la asistencia sanitaria. La mayoría se destina a contratar a 224 médicos y pediatras, y 159 enfermeros y fisioterapeutas. Además, la Conselleria de Sanitat, habilitará 31 consultorios de verano para atender a desplazados.

Números clausus

Pero, ¿cómo se encuentan médicos sustitutos si apenas
los hay? Estudiar Medicina significa desde hace una década prácticamente trabajo seguro. Apenas hay paro y por tanto es difícil echar mano
de una bolsa de profesionales de repuesto.

Una de las medidas para aliviar la situación es aumentar los números clausus en las facultades de Medicina. El próximo curso habrá 5.821 plazas, 789 (15%) más que el anterior y 1.478 (un 34%) más que en 2005. Así lo aprobó la semana pasada la Conferencia General de Política Universitaria, donde están representadas las comunidades y el Ministerio de Ciencia e Innovación. Habrá que esperar como mínimo diez años para que quienes ocupen estas plazas puedan ejercer como médicos.
También las plazas de formación sanitaria especializada para médicos (conocida como el MIR) se han incrementado: han pasado de 5.946 en 2007 a 6.517 en la última convocatoria, el pasado enero.

Los colegios de médicos no ven con buenos ojos estas medidas. El secretario general de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendín, insiste en que cada año se quedan centenares de plazas MIR, en zonas rurales, sin adjudicar, mientras miles se quedan sin plaza.
Rodríguez Sendín asegura que el problema es la mala distribución de los profesionales, que huyen de las zonas menos pobladas. Temen volver al paro de la década de 1980 y por tanto a tener que trabajar en condiciones nefastas, lo cual, aseguran, empeoraría la calidad de la prestación. El portavoz de la OMC insiste en que con una planificación adecuada no habría déficit ni en verano. "Si todos se quieren ir de vacaciones en julio o agosto, sus plazas no se pueden cubrir con sustitutos de dos meses. Nadie quiere tener la profesión de sustituto", critica Rodríguez Sendín.

Una de las formas de prever las necesidades de médicos que la OMC reclama insistentemente es la creación de un informe donde conste el número de médicos de que dispone cada comunidad, según la especialidad que ejerzan. A finales de verano, el Ministerio hará público un estudio con esta información, que sentará las bases de nuevas políticas de recursos humanos.

Facilitar el retorno

Otra de las soluciones desesperadas que adoptan las comunidades es contratar a médicos extranjeros. Mientras, unos 650 españoles solicitaron el año pasado certificados para trabajar fuera de España. Sanidad pretende fomentar el regreso de los miles de médicos españoles que trabajan sobre todo en Portugal e Inglaterra, mediante la creación de una oficina que trate de satisfacer sus necesidades.

Baleares ya ha puesto en marcha medidas de conciliación familiar, está haciendo contratos fijos a centenares de interinos y ha acordado con los sindicatos médicos un aumento de sueldo.

Más noticias de Política y Sociedad