Público
Público

Bush celebra la recuperada sintonía entre EEUU y Europa

EFE

El presidente de EEUU, George W. Bush, celebró hoy la recuperada sintonía entre EEUU y Europa, tras los roces originados por la guerra de Irak, y pidió al continente más ayuda para Afganistán.

En un discurso ante la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCDE) en París, a donde llegó hoy procedente de Roma, Bush aseguró que los lazos de su país con Europa son "más firmes que nunca" .

En alusión a las disensiones durante su primer mandato acerca de Irak, afirmó que "la historia reciente ha dejado claro que ningún tipo de desacuerdo puede disminuir los profundos lazos entre nuestras naciones".

"En lugar de centrarnos en asuntos dentro de Europa, cada vez más examinamos cuestiones de alcance global, y en vez de obsesionarnos con nuestras diferencias, cada vez estamos más unidos en nuestros intereses e ideales", sostuvo.

Tras referirse a que esta situación habría sido impensable hace tan sólo tres años, cuando las relaciones con esos países eran muy distantes, Bush elogió en particular a los líderes del Reino Unido, Francia, Alemania e Italia, cuatro de los países que ha visitado en su gira actual.

"Esta semana he visto las líneas maestras de esta nueva era. En líderes como (el italiano Silvio) Berlusconi y (el británico Gordon) Brown, (la alemana Angela) Merkel y (el francés Nicolas) Sarkozy, veo un compromiso con una Europa poderosa y decidida que hace avanzar los valores de la libertad dentro de sus fronteras y más allá", destacó Bush.

El discurso tenía como objetivo oficial conmemorar el 60 aniversario del plan Marshall, el programa de EEUU que contribuyó a la reconstrucción europea tras la II Guerra Mundial, y Bush se sirvió de aquel proyecto para pedir más colaboración del continente en Oriente Medio.

"Hay momentos en los que la situación en sitios como Oriente Medio puede parecer tan abrumadora como en Europa hace sesenta años, pero podemos tener confianza en que la libertad volverá a prevalecer", declaró el presidente estadounidense.

En particular, instó a los países europeos a aumentar su ayuda a Afganistán, para garantizar que ese país "nunca más vuelve a ser refugio de terroristas".

Bush volverá a abordar la cuestión de Afganistán cuando se reúna mañana con el pro estadounidense Sarkozy. Ambos líderes se verán ya esta noche durante una cena "social" junto a sus esposas en el Elíseo.

Francia, que ya despliega 1.400 soldados dentro de la fuerza de la OTAN en Afganistán, ha prometido varios centenares más.

Además, París acogió en los últimos dos días una conferencia de países donantes en la que los Gobiernos se comprometieron a destinar 20.000 millones de dólares más al país centroasiático y en la que EEUU estuvo representado por su primera dama, Laura Bush.

En su reunión, Bush y Sarkozy hablarán asimismo de las posibilidades para aumentar la presión sobre Irán de modo que este país acceda a suspender sus actividades nucleares, en particular el enriquecimiento de uranio.

La persuasión a los aliados europeos para que aprueben el aumento de sanciones contra el programa nuclear iraní ha sido uno de los grandes objetivos de la gira que Bush desarrolla por Europa

Sobre la ronda de Doha, según informó Perino, Bush explicará a su colega francés que "necesitamos la ayuda de su país para dar un impulso a estas negociaciones y conseguir su conclusión con éxito este año.

"Las políticas agrícolas proteccionistas no deberían ser un obstáculo a estas" conversaciones, agregó la portavoz.

Los dos mandatarios repasarán también los preparativos para la cumbre del G8 de los países más ricos, prevista para el próximo julio en Japón, así como el cambio climático, concluyó.

Más noticias de Política y Sociedad