Público
Público

Bush le rinde por última vez como presidente un homenaje a los caídos en guerras

EFE

El presidente de EE.UU., George W. Bush, rindió hoy en el cementerio nacional de Arlington, por última vez como mandatario, homenaje a los caídos en combate, que murieron, dijo, en "innumerables actos de valentía por la libertad".

Bush, acompañado por su esposa Laura, depositó una corona de flores ante la "Tumba del soldado desconocido" en el cementerio de Arlington (Virginia), que se extiende sobre 81 hectáreas y donde están enterrados más de 300.000 combatientes de las guerras libradas por EE.UU. a lo largo de la historia.

Desde 1948 miembros del tercer batallón de Infantería del Ejército de EE.UU. hacen guardia las 24 horas del día ante esa tumba, en la que yacen tres cuerpos no identificados de soldados.

En su discurso, Bush recordó que la valentía de esos soldados "ha salvaguardado nuestro estilo de vida".

"Las mujeres y los hombres que homenajeamos hoy han sacrificado su vida por la libertad", señaló.

El mandatario estadounidense aseguró que el número de lápidas, que aumenta cada año, "es un triste recuerdo del coste que tiene la libertad".

"En un mundo en el que la libertad es constantemente atacada y en un mundo en el que nuestra seguridad es desafiada, el gozo de la libertad muchas veces es comprado con el sacrificio de aquellos que sirven a una causa más grande que ellos mismos", afirmó Bush.

El cementerio de Arlington, una de las mayores atracciones turísticas de la capital, estaba hoy lleno de visitantes, veteranos y familiares de soldados caídos en combate, que depositaron banderas y coronas de flores sobre las tumbas de sus seres queridos.

Los asistentes a la ceremonia escucharon en silencio las palabras del presidente estadounidense, que afirmó que el homenaje de hoy no puede igualar nunca la deuda que tiene el país con los soldados.

En este contexto, aseguró que EE.UU. honrará siempre la memoria de los caídos, buscará a los compañeros desaparecidos y prometió preservar la seguridad "para nuestros ciudadanos y la paz por la que (los soldados) han luchado".

Bush también se dirigió a los soldados que actualmente sirven al país, al subrayar que realizan cada día "extraordinarios actos de heroísmo".

"Estoy hoy aquí como Comandante en Jefe e intento transmitirles el orgullo que siento por el sacrificio y el servicio de los hombres y mujeres que llevan nuestro uniforme. Son un grupo (de personas) excelente y EE.UU. es bendecido por poder contar con ciudadanos así", aseguró el presidente.

Más noticias de Política y Sociedad