Público
Público

Bush pide apoyar su plan de rescate para evitar el "pánico financiero"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de EE.UU., George W. Bush, urgió ayer a los ciudadanos y al Congreso a apoyar el multimillonario plan de rescate de su Gobierno con la advertencia de que, de lo contrario, el país podría entrar en una "larga y dolorosa recesión".

"Sin una acción inmediata por parte del Congreso, Estados Unidos podría caer en un pánico financiero, a lo que seguiría una situación agobiante" en el país, dijo Bush anoche en un mensaje a la Nación.

"No debemos permitir que esto ocurra. Debemos actuar lo antes posible", sostuvo el mandatario, en lo que The New York Times calificó como su discurso más importante desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

El presidente, un firme defensor del libre mercado, reconoció que en condiciones normales se opondría a un plan de intervención de la dimensión que maneja su Gobierno: 700.000 millones de dólares en la compra de activos dañados de la banca.

Pero, según afirmó, "las situaciones extraordinarias merecen acciones extraordinarias", y la crisis actual requiere una maniobra "inmediata, porque de lo contrario el país entraría en una larga y dolorosa recesión".

En su discurso a la nación, pronunciado desde la Casa Blanca, el presidente trató de convencer al pueblo estadounidense de que se debe apoyar el plan de rescate.

"Estamos en medio de una grave crisis financiera y el Gobierno está respondiendo con acciones contundentes", dijo Bush, quien advirtió también de que los mercados no están "funcionando apropiadamente" y se ha perdido la confianza en ellos.

Bush insistió en que los principales sectores "están en riesgo" y más bancos podrían entrar en bancarrota si el Congreso no accede a apoyar el plan de medidas.

El presidente se dirigió al país inmediatamente después de invitar a los líderes del Congreso y a los candidatos republicano y demócrata, John McCain y Barack Obama, a una reunión mañana en la Casa Blanca para tratar de llegar a un compromiso conjunto sobre el rescate.

Los dos candidatos presidenciales emitieron un comunicado conjunto invitando a los líderes del Congreso a trabajar unidos.

"Es el momento de superar las diferencias políticas por el bien de la nación. No podemos arriesgarnos a entrar en una catástrofe económica", dice el texto.

McCain anunció también que suspendía los actos de su campaña, retiraba los anuncios televisivos y cancelaba la recogida de fondos para desplazarse a Washington y trabajar en impulsar las negociaciones del Congreso.

Los legisladores demócratas del Senado y la Cámara de Representantes llegaron hoy a un acuerdo sobre el contenido del plan de rescate, anunció esta noche el congresista por Massachusetts Barney Frank.

Al hacer el anuncio, Frank indicó que tienen previsto reunirse mañana con sus colegas republicanos para aunar posiciones.

Hoy, en su segunda comparecencia en el Congreso, el secretario del Tesoro, Henry Paulson, y el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, advirtieron también de que si el paquete de medidas no sale adelante, la economía de EE.UU. estará abocada a un caos similar al de la Gran Depresión de 1929.

También, el Fondo Monetario Internacional (FMI) aportó su grano de arena a la descripción de la crisis y dijo que su cálculo del costo para las instituciones financieras lo había elevado en más de un 30 por ciento, hasta los 1,3 billones de dólares.

Para sacar adelante el paquete el Gobierno tuvo que hacer algunas concesiones a los congresistas, entre ellas la de poner un límite a los salarios de ejecutivos de las instituciones financieras que se beneficien del programa de rescate.

"Los estadounidenses están enfadados sobre la compensación de los ejecutivos y con razón", dijo Paulson.

"Este es un problema serio y estoy de acuerdo. Debemos encontrar una forma para resolverlo en el proyecto de ley sin socavar la efectividad del programa", añadió.

Algunos de los gigantes rescatados de la crisis por el Gobierno en los últimos días se enfrentan a otro problema adicional al estar bajo investigación por un presunto fraude en el negocio de las hipotecas de alto riesgo.

Más noticias en Política y Sociedad