Público
Público

Cae un 10% el gasto en educacion, sanidad y dependencia

Las cuentas del Estado para el próximo año contemplan 1.411,02 millones para becas y ayuda para el estudio, con un aumento del 21,5%.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno destinará en 2014 a sanidad, educación y dependencia (las otras grandes partidas de gasto social del Presupuesto, al margen de las pensiones y la cobertura del paro) unos 7.799 millones de euros. Son unos 845 millones menos que lo previsto para el presente ejercicio, esto es, un recorte del 9,8%. Los ajustes se centran, especialmente, en el área de dependencia (hay previsto un 36,4% menos); la partida de sanidad permanece prácticamente congelada (se reduce ligeramente un 0,4%); y los créditos para educación aumentan un 10%.

Los fondos para dependencia se incluyen dentro de la dotación para la política de Servicios Sociales y Promoción Social (donde también se recogen otras materias, como la ayuda para la drogodependencia o el Imserso). Esta partida asciende en el proyecto de Presupuestos a 1.809,81 millones, con un descenso del 36,4% respecto a 2013. El Gobierno explica que este brusco recorte de debe al gasto extra realizado este año de 1.034 millones para atender obligaciones de ejercicios anteriores de cotizaciones sociales de cuidadores no profesionales de dependencia, que no se contempla para 2014. Sin contar esos más de mil millones, el recorte de esta partida es del 0,1%.

Dentro de esta partida, el importe destinado al Sistema para a Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD) alcanza los 1.176,58 millones, apenas un 0,32% más, una vez descontado el gasto por las obligaciones de ejercicios anteriores.

El total de créditos previsto para la política de sanidad en 2014 asciende a 3.839,76 millones, con una caída del 0,4% respecto al ejercicio anterior. El gasto en estas políticas todavía están afectado por los recortes en materia sanitaria acordados en el decreto-ley de 2012 donde se fijaron las líneas de acción prioritarias en materia de aseguramiento, configuración de la cartera de servicios, contenido de las prestaciones farmacéuticas y política de personal.

De estas partidas de gasto social, la más beneficiada es la política de educación, que crece sobre todo por una mayor dotación para becas. El gasto en política educativa asciende a 2.150,05 millones, un 10,6% más. Los créditos para becas y ayudas para los estudiantes dentro de esta partida aumentan, según el Gobierno, un 67,4%, hasta los 1.448,15 millones.

El grueso de este montante son las ayudas para el estudio (lo que generalmente se entiende  por becas), que se llevan 1.411,02 millones. Como ha venido anunciando repetidamente el ministro José Ignacio Wert, esta partida se incrementa en 250 millones, lo que representa un aumento del 21,5%.

Más noticias en Política y Sociedad