Público
Público

La caída de precios marca el mercado del arte chino

Reuters

Las parcelas sin cultivar de tierras agrícolas al borde del pueblo de artistas de Songzhuang son un símbolo del reciente ciclo de auge y derrumbe en el sector del arte contemporáneo de China

Cuando se dispararon los precios del arte chino, hubo grandes planes para construir más galerías y estudios en la localidad de artistas cerca de Pekín. No obstante, hoy, después una caída de los precios en un 60 por ciento en lo que va del año, los planes de expansión tienen dificultades para mantenerse a flote.

A su paso, la crisis financiera golpeó al paisaje artístico de China, disminuyendo la inversión en planes como Songzhuang, clausurando galerías en el pionero distrito 798 de las artes de Pekín y bajando los hinchados egos, tasaciones y excesos.

"El mercado contemporáneo de China estaba tan sobrevalorado. Sentía que no era algo saludable", dijo Nan Xi, un ex oficial del Ejército chino convertido en artista cuyas obras, enormes lienzos de tinta china que exhibe en su espaciosa residencia de Songzhuang, alcanzaron cerca del medio millón de yuanes (unos 50.000 euros) en el mercado.

En los viejos tiempos, las feroces ofertas en las casas de subastas en 2007 y 2008 llevaron a que los precios se dispararan considerablemente, haciendo que compradores y especuladores tratasen al arte contemporáneo casi como acciones o mercancía.

El resultado fue la abundancia de arte medio a precios excesivos y una creciente comunidad de artistas millonarios, algunos más atraídos por las oportunidades de generar enormes cantidades de dinero que por la vocación artística.

"La crisis financiera ha sido una buena lección para nosotros; para entender mejor qué es el mercado y la relación que el arte tiene con él. Tener demasiado dinero no es bueno para el desarrollo de un artista", sostuvo Nan Xi.

PRECIOS RAZONABLES

La principal casa de subastas de China, Beijing Poly International Auction, famosa por su repatriación desde Occidente de cabezas de animal de bronce saqueadas, vio cómo caía el negocio del arte contemporáneo chino en más de 50 por ciento el año pasado.

"Muchos compradores han sido dejados de lado, incluyendo a los especuladores. Los coleccionistas que quedan ahora pueden pagar sumas más razonables por cosas razonables", explicó Li Da, director general de Poly.

Li pone como ejemplo una gran pintura de Zhang Xiaogang de la serie Bloodline (línea de sangre) que alcanzó los 16,8 millones de yuanes en mayo y dice que se habría vendido por más de dos veces esa cantidad si hubiera sido subastada en 2007.

Los lienzos melancólicos de Zhang, uno de los mejores artistas de China entre los que están Liu Xiaodong, Zeng Fanzhi, Fang Lijun, Cao Guoqiang y Yue Minjun, se vendieron por 6 millones de dólares cada uno en el auge del mercado.

Desde 2007, el mercado general de arte chino contemporáneo se ha contraído en más de 54 por ciento, según Artron.

Sotheby's y Christie's, que redujeron sus ventas de arte chino contemporáneo en Hong Kong, han tenido problemas para consignar obras destacadas, y los vendedores todavía muestran cautela ante el frágil clima.

Al no haber una recuperación transversal de la economía de China ni una vuelta a los días de la creación de enormes riquezas, Li dijo que no veía que los precios del arte chino contemporáneo fueran a volver a ese nivel en lo inmediato..

Subastadores y vendedores dicen que los coleccionistas se han vuelto más selectivos desde la crisis, quienes rechazan obras menores mientras buscan valor en artistas más jóvenes, más allá de China en Asia y Occidente.

Más noticias de Política y Sociedad