Público
Público

CaixaFórum muestra las fotos de gran formato de interiores de Candida Höfer

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Barcelona, 20 sep (EFE).- CaixaFórum muestra desde hoy y hasta el 6 de enero una treintena de fotografías de gran formato de interiores de edificios públicos de Portugal realizadas por la fotógrafa alemana Candida Höfer.

La fotografía de Höfer tiene sus raíces en la tradición de la corriente alemana de la Nueva Objetividad, recuperada en la década de 1960 por la pareja Bernd y Hilla Becher.

Precisamente, ha apuntado hoy la comisaria de la muestra, Margarida Veiga, Höfer estudió con los Becher en la Kunstakademie de Düsseldorf, artistas que comenzaron retratando los exteriores de edificios industriales alemanes.

Desde un principio, ha comentado Veiga, "Höfer se autoimpuso determinadas limitaciones para definir las fronteras de un proyecto de larga duración que empezó en Europa, pero que en los últimos años la ha llevado a recorrer todo el planeta".

Su primera autoexigencia es la más conocida: casi todas las fotografías de Höfer retratan espacios interiores, siempre públicos, nunca privados.

Muy a menudo, en vez de centros de poder o de comercio, elige marcos dedicados a la interacción social y a la transmisión de conocimientos y cultura, como bibliotecas, comedores y salas de lectura, teatros de ópera, escuelas, museos de arte, teatros.

En el trabajo de Portugal, destaca la comisaria, Höfer decidió incorporar un nuevo tipo de espacio público en su lenguaje: los casinos de Estoril y de Lisboa.

Según Margarida Veiga, directora del Centro Cultural de Belem, donde ya se exhibió la obra de Höfer, la fotógrafa alemana "suele enfocar la cámara hacia la profundidad de los espacios, pero crea un punto de fuga muy claro dentro de la estancia y busca el equilibrio entre las paredes, los suelos y los techos, hasta el punto de que las fotografías son simétricas".

Otra de las características de la obra de Höfer es "el uso de la luz natural o la luz artificial que tiene la sala, pero nunca introduce una iluminación extraordinaria", una opción, dice, que la diferencia de los fotógrafos profesionales de interiorismo.

Más que simples recuerdos de monumentos arquitectónicos, las fotografías de Höfer "capturan la atmósfera particular de los espacios interiores, en el que destacan la ausencia de la figura humana y la mirada objetiva".

Höfer creció en Colonia en una familia dedicada al teatro -su madre era bailarina clásica y su padre era crítico teatral-, de modo que estaba familiarizada con estos espacios.

Sin embargo, las fotografías en color de Höfer están vacías de las personas que suelen llenarlas temporalmente, pues se centra en los escenarios que perduran.

Con motivo de este proyecto, encargo del Centro Cultural de Belem, Höfer viajó a Portugal cuatro veces para completar su inventario de imágenes, y construye finalmente una imagen nacional a partir de la acumulación, como pasó en el siglo XIX con los panoramas de Kaiser, aquellos reportajes fotográficos de ciudades o temas concretos que se miraban a través de unos pequeños orificios en grandes tambores de madera.

En la exposición se pueden contemplar espacios tan emblemáticos de Portugal como el Teatro Nacional de Sao Carlos de Lisboa, el Teatro Nacional de Sao Joao de Oporto, la Casa de la Música y el Coliseo de Oporto, los palacios nacionales de Ajuda, Queluz, Sintra y Mafra, el palacio de la Bolsa de Oporto o el monasterio de Batalha.

Más noticias en Política y Sociedad