Público
Público

Las cajas temen verse forzadas a vender sus activos a precios de saldo

Las nuevas exigencias de capital serán diferentes dependiendo de las características de cada entidad

V. ZAFRA

La decisión del Gobierno de elevar las exigencias de solvencia a las entidades financieras españolas (con el objetivo último de impulsar a las cajas a convertirse en bancos) ha provocado un auténtico tsunami en el sector y unas reacciones muy opuestas dependiendo de cómo les vaya la película. Mientras los bancos, en general, han recibido la noticia con satisfacción porque creen que así mejorará la imagen internacional del conjunto del sistema financiero, desde las cajas se quejan de que se les esté culpando de todos los males que hay en este momento en la vida económica española. Se preguntan qué pasará cuando este plan se ejecute y siga habiendo algunas dudas sobre la economía española, aunque admiten que es mucho mejor trabajar con un marco normativo 'conocido y estable', como aseguró el presidente de Caja Madrid, Rodrigo Rato.

En lo poco en lo que hay consenso, tanto de cajas, como de bancos, de sindicatos, de expertos y de partidos políticos, es en que esta normativa obligará al sector financiero a intentar captar mucho dinero (unos 20.000 millones) en muy poco tiempo (apenas nueve meses), lo que puede provocar que muchas cajas no tengan posibilidad de captarlo y que, en general, todas tengan que tirar mucho los precios si quieren evitar ser nacionalizadas. Si todas salen a la vez a vender algo parecido (bien sea acciones de los bancos que creen o sus participaciones industriales), los inversores ofrecerán precios muy reducidos sabiendo de la necesidad que tienen de conseguir cerrar la operación.

La avalancha de ofertas puede impedirlas captar capital

De hecho, hay una docena de fondos buitres que ya llevan meses intentando hacerse con participaciones de las cajas a precio de saldo (con descuentos superiores al 35%) y es de esperar que a partir de ahora intenten sacar tajada muchos otros. Jesús Palau, profesor del departamento de Finanzas de Esade, aseguró ayer a Público que 'es mucho mejor nacionalizarlas que venderlas a precios de saldo. Para regalarlas, que las compre el Estado y sea quien rentabilice la inversión'.

Solvencia a la carta

A partir de estas consideraciones, el anuncio del Gobierno ha dejado más dudas que respuestas porque todavía quedan demasiados detalles por cerrar en las negociaciones que se llevarán a cabo con las patronales del sector. Una de ellas es cuánto capital extra (sobre el 8% general) se va a exigir a las entidades que no coticen. Aunque está todavía por cerrar, el Gobierno tiene claro que no será una cifra única. Dependerá de las características de la entidad, es decir, no será la misma para un banco que cotice que para uno que no lo haga, ni para una entidad que tenga una dependencia reducida de los mercados que la que la tenga alta. La cifra de solvencia exigida (capital respecto a los riesgos asumidos) podría rondar el 9% en los casos más duros.

La Comisión Europea respalda la conversión en bancos

Otra de las grandes dudas que ha suscitado el plan del Gobierno es cuál será la intervención de Bruselas en las ayudas que se prevé entregar a las entidades más débiles. La Comisión Europea dio ayer un primer visto bueno a la conversión de las cajas de ahorros en bancos, pero advirtió de que toda recapitalización deberá ser notificada a Bruselas y tendrá que contar con un plan de reestructuración.

La portavoz comunitaria de Competencia, Amelia Torres, confió en que los nuevos requisitos 'reforzarán la confianza en el sector financiero español'. Según la Comisión, este refuerzo de la solvencia financiera española permitirá a las cajas 'recuperar una situación financiera más apta para su papel tradicional de dar crédito a la economía', algo prioritario para el Ejecutivo comunitario, informa Daniel Basteiro.

Pese a que Bruselas tendrá que supervisarlo todo, el fondo de rescate español (FROB) seguirá funcionando normalmente y, de hecho, ha dado orden de hacer una nueva emisión de deuda por unos 3.000 millones para tener más recursos con los que dar ayudas, informa Europa Press. La colocación se hará en los próximos días.

Más noticias