Público
Público

El campo de béisbol de Sant Boi era defectuoso

Un fuerte vendaval derrumbó el techo del pabellón y murieron cuatro niños

ALBERT MARTÍN VIDAL

No fue sólo el viento. O por lo menos, eso dice un informe solicitado por el Juzgado de Instrucción número 3 de Sant Boi de Llobregat (Barcelona). Las conclusiones de este estudio son contundentes: el túnel de bateo donde cuatro niños perdieron la vida el pasado enero estaba mal construido e incumplía la normativa.

En concreto, el informe seña-la que el techado siniestrado era "fácilmente vulnerable" a cualquier acción externa, como el viento, porque no seguía las pautas existentes en materia de sobrecargas previsibles. Además, critica los muros del campo de béisbol, hechos de bloques que contrariamente a lo indicado en el proyecto inicial no estaban rellenos de hormigón ni unidos mediante varas de hierro. Otro error en la edificación, según este documento, es que estos bloques no estaban bien adheridos entre sí porque no fueron mojados antes de ser colocados.

Este estudio se añade a los encargados por el Ayuntamiento de Sant Boi a la Universitat Politècnica de Catalunya y a los colegios de Ingenieros y Arquitectos, que concluyeron que el pabellón señalaba defectos en la construcción, aunque cumpliese la normativa.

El alcalde de Sant Boi, Jaume Bosch (PSC) expresó ayer su respeto por el estudio del juzgado, aunque recordó que los informes encargados por el Consistorio señalaban al viento como causante de la tragedia. "Si se confirma que la construcción no era correcta, eso sería reprobable", manifestó ayer a Público. Sin embargo, se mostró convencido de que "no hubo mala fe ni dejadez profesional", por lo que rechazó que existiera "conducta delictiva". El PP de Sant Boi se apresuró ayer a pedir "responsabilidades políticas" por lo ocurrido.

 

 

Más noticias de Política y Sociedad