Público
Público

Canadá y la UE acuerdan negociar un "ambicioso" convenio de asociación

EFE

Canadá y la Unión Europea (UE) acordaron hoy en la ciudad de Québec iniciar negociaciones para el establecimiento de un "ambicioso" convenio de asociación económica, durante una cumbre bilateral dominada por la crisis financiera mundial.

El acuerdo fue alcanzado por el primer ministro canadiense, Stephen Harper, el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy -que ocupa la presidencia rotatoria de la UE- y el titular de la Comisión Europea, el portugués José Manuel Durao Barroso.

"Hemos decidido llevar nuestra cooperación económica a un nivel totalmente distinto. La Unión Europea y Canadá han completado un estudio económico y hemos acordado definir los mandatos para negociar una asociación económica muy ambiciosa", dijo Harper en una rueda de prensa.

La negociación del convenio de asociación empezará "lo antes posible" en el 2009.

Harper, que el martes revalidó su puesto como primer ministro canadiense tras ganar sus segundas elecciones generales de forma consecutiva, también afirmó que en estos momentos de crisis económica mundial sería un error seguir políticas proteccionistas.

"Tenemos que rechazar el proteccionismo y luchar para que estas barreras desaparezcan", apuntó.

Sarkozy y Barroso también se refirieron al acuerdo que han empezado a negociar Ottawa y Bruselas como "ambicioso" e igualmente consideraron cualquier tendencia proteccionista como una amenaza ante la actual situación mundial.

"La respuesta a la crisis no es proteccionismo", sostuvo el mandatario francés, mientras que el presidente de la Comisión Europea dijo que están "interesados en un acuerdo ambicioso" y "abiertos sobre su forma final".

Además, Canadá y los Veintisiete acordaron que en las próximas semanas se llegue a un convenio sobre servicios de tráfico aéreo, para ofrecer nuevas posibilidades a sus empresarios.

Otro de los temas tratados durante la cumbre fue la situación en Afganistán, donde tanto la UE como Canadá mantienen importantes contingentes militares.

Harper y Sarkozy agradecieron las contribuciones militares de uno y otro y reafirmaron su compromiso para mejorar su cooperación.

La crisis financiera mundial trastocó la agenda de la reunión, al convertirse en uno de los temas que más tiempo consumió en el encuentro de los tres líderes políticos.

Sarkozy, Harper y Barroso expresaron su apoyo a la cumbre extraordinaria del Grupo de los Ocho (G8, integrado por EE.UU., Canadá, Japón, Rusia, Alemania, Francia, Italia y Reino Unido) anunciada esta semana.

"Creemos que es de la mayor importancia que Canadá y la Unión Europea defiendan las mismas convicciones y tengan los mismos valores en esta cumbre que va a reconfigurar el capitalismo y reorganizar el sistema financiero mundial", señaló Sarkozy.

El presidente francés y Barroso recortaron su visita a Canadá para viajar mañana a Estados Unidos y reunirse en Camp David con el gobernante estadounidense, George W. Bush.

La Casa Blanca dijo hoy que el encuentro abordará "los recientes esfuerzos de coordinación" sobre la crisis financiera y que no se espera que mañana se anuncie cuándo y dónde se producirá la cumbre de emergencia del G8.

Sarkozy, que ha propuesto que esa cita se celebre en noviembre en Nueva York, dijo hoy que necesitan "oír la voz de Canadá, para defender el capitalismo emprendedor y no el de los especuladores y concebir un marco regulador, que no es algo opuesto a la libertad. No hay libertad sin cierto grado de regulación y supervisión", aseveró.

Más noticias de Política y Sociedad