Público
Público

Castro está comprometido con la reforma en Cuba, dice Moratinos

Reuters

El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, se entrevistó el lunes con el presidente de Cuba, Raúl Castro, a quien encontró comprometido con las reformas en la isla de Gobierno comunista y dispuesto a saldar 300 millones de euros adeudados a empresarios españoles.

Moratinos se reunió el lunes durante dos horas y 45 minutos con Castro, en el final de lo que llamó una visita "satisfactoria" a la ex colonia española al otro lado del Atlántico.

"Como ya me dijo hace dos años, hoy me lo ha vuelto a reiterar, su voluntad es continuar en el proceso de reformas", dijo a periodistas al final del viaje.

Raúl Castro, que reemplazó hace más de tres años en el poder a su convaleciente hermano Fidel, liberó la venta de ordenadores personales y teléfonos móviles, eliminó topes salariales y descentralizó algunas decisiones en la agricultura.

El general de 78 años ha dejado claro que busca mejorar la calidad de vida de los cubanos sin renunciar al socialismo.

Moratinos ha sido uno de los arquitectos de la reconstrucción desde hace dos años de las relaciones entre España y Cuba, una fórmula seguida luego por el resto de la Unión Europea con el objetivo de alentar más reformas en la isla.

El diplomático dijo que España, que ejercerá la presidencia rotativa de la UE durante el primer semestre de 2010, trataría de convencer a sus socios de eliminar una resolución de 1996 que condiciona el diálogo con Cuba a una "transición a una democracia pluripartidista", algo que La Habana considera inaceptable.

"Ese va a ser el objetivo principal de la presidencia española", dijo Moratinos, aunque reconoció que será "difícil" dada la oposición de algunos estados miembros de la UE.

Las relaciones entre Cuba y la UE tocaron fondo en 2003 y fueron normalizadas el año pasado después de que Bruselas eliminara, a instancias de España, unas sanciones diplomáticas impuestas en respuesta al arresto de 75 disidentes.

COMPROMISO DE PAGO

Moratinos no regresa a Madrid con las manos vacías. Según dijo, Castro le prometió destrabar unos 300 millones de euros en deudas y pagos atrasados a empresarios españoles que Cuba congeló aduciendo problemas de liquidez producto de la crisis global.

"Se ha comprometido personalmente y ha dado instrucciones de que todos los empresarios españoles que tienen retrasos serán puntualmente satisfechos (con la cancelación de) todos los pagos y las deudas", dijo a los periodistas.

El asunto es delicado para España, uno de los principales inversores en Cuba desde que la isla abrió algunos sectores al capital extranjero en respuesta a la crisis desatada hace una década y media con el fin del apoyo soviético.

Otro asunto espinoso sobre la mesa el lunes fue el retorno a La Habana de agentes españoles del Centro Nacional de Inteligencia que Cuba obligó a retirar este año con el argumento de que estaban interfiriendo en sus asuntos internos.

Moratinos declinó comentar sobre el asunto, pero consultado insistentemente por periodistas respondió que su visita había logrado una normalización en "todos los sentidos".

"Cuando digo todos, son todos", dijo.

Además desestimó críticas en España porque no se reunió con disidentes, a quienes las autoridades cubanas consideran "mercenarios" a sueldo de su enemigo Estados Unidos, y aseguró que había hablado de derechos humanos con el presidente Raúl Castro y con el canciller Bruno Rodríguez.

"Hemos hablado en general de la situación (...) España siempre mantiene una posición clara de defensa y promoción de los derechos humanos. Lo hacemos con voluntad de resultados", dijo.

Más noticias de Política y Sociedad