Público
Público
Únete a nosotros

La CE evita hablar de sanciones a Mali y pide vuelta al orden constitucional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Comisión Europea (CE) eludió hoy hablar de posibles sanciones diplomáticas a Mali e hizo hincapié en pedir la vuelta inmediata al orden constitucional en ese país, que sufrió un golpe de Estado el pasado 22 de marzo.

"Apoyamos los esfuerzos para que el orden constitucional sea restablecido lo antes posible", declaró hoy una portavoz comunitaria de Exteriores, Maja Kocijancic, en una rueda prensa a una pregunta sobre la posibilidad de que la Unión Europea (UE) aplique sanciones a Mali, como hizo ayer Estados Unidos, que impuso restricciones de viaje a los individuos que apoyaron activamente el golpe.

La portavoz insistió en que la UE pide al Comité Nacional para el Restablecimiento de la Democracia y la Restauración del Estado (CNRDRE), como se denomina oficialmente la junta militar que arrebató el poder al presidente depuesto Amadou Toumani Touré, que "restablezca el orden constitucional en Mali, con efecto inmediato y sin condiciones, tras la hoja de ruta aprobada por la CEDEAO".

Kocijancic esperó que, de ese modo, las sanciones que ya han aprobado tanto la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) como la Unión Africana contra los responsables del levantamiento militar puedan ser "levantadas lo antes posible", así como, en particular, el cierre de las fronteras.

Asimismo, aseguró que la Unión Europea sigue "muy de cerca" el desarrollo de la situación en el país africano.

La portavoz recordó que la UE está desarrollando una estrategia "muy clara", tanto con la vecindad del sur del Mediterráneo como con la región africana del Sahel en general, en la que se engloba Mali.

Esa estrategia apoya los cambios democráticos y se ocupa también de la cuestión de la seguridad. "Estamos haciendo todo lo posible para que esto sea un éxito", concluyó.

La crisis en el norte del país, donde convive una rebelión secesionista tuareg con las actividades de la red terrorista Al Qaeda, fue el presunto detonante del golpe de estado.

Tras más de dos meses y medio de violentos choques, en los que han perdido la vida centenares de soldados, los independentistas tuareg se han hecho con el control de la práctica totalidad de la región septentrional, que tiene unos 850.000 kilómetros cuadrados de superficie, y reclaman su autodeterminación.

La situación se hizo aún más tensa ayer, cuando el líder de los golpistas, el capitán Amadou Haya Sanogo, amenazó con juzgar por alta traición al derrocado presidente, cuyo paradero se desconoce, y convocó a las fuerzas del país a una convención este jueves 5 de abril.

Más noticias en Política y Sociedad