Público
Público

CEAR alerta de que desaparecerá en septiembre por el impago de las subvenciones públicas del Estado

La ONG, fundada en 1979, aún espera que las diferentes administraciones públicas le paguen 1,5 millones de euros que le adeudan

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) denunció que la organización podría desaparecer el próximo mes de septiembre debido a que las diferentes administraciones públicas le deben más de 1,5 millones de euros, lo que pone en peligro su viabilidad.

Así lo ha explicado el presidente de esa organización en Euskadi, Javier Galparsoro, durante la 23 edición del Encuentro de la Abogacía sobre derecho de extranjería y asilo, que se celebró ayer en Lleida.

Galparsoro concretó que se trata de subvenciones derivadas de los diferentes convenios con las administraciones locales, autonómicas y estatal por programas realizados y que no se les han pagado.

'Una organización como CEAR, fundada en el año 1979, puede desaparecer si en septiembre no recuperamos en torno a un millón y medio de euros que nos deben diferentes administraciones en concepto de subvenciones por programas realizados y que, al no ser satisfechas, nos han estrangulado como organización. Ya hemos agotado todos nuestros fondos', señaló Galparsoro.

'Nos han estrangulado como organización', dice el presidente de esa organización en Euskadi, Javier Galparsoro

El directivo de esta ONG ha explicado asimismo que la organización tenía 300 trabajadores hace tres años y que mediante diversos ERE se ha reducido prácticamente a la mitad.

'Nos hemos fijado una fecha: si en septiembre no recibimos esos fondos, CEAR, que es la organización probablemente más prestigiosa que hay en España en materia de refugiados, desaparece'.

En este sentido, Galparsoro no pudo dar una cifra del número de personas que atiende la organización, pero ha señalado que todo refugiado que llega a España pasa por la entidad.

'Tenemos oficinas en siete comunidades y en Euskadi atendemos, por ejemplo, a entre 3.500 y 4.000 personas al año. Tenemos muchos pisos y albergues donde acogemos a estas personas, tenemos programas para la integración, atendemos a personas a las que se les ha denegado el asilo, tenemos mucho trabajo por hacer y todo esto puede desaparecer', advirtió.

Más noticias en Política y Sociedad