Público
Público

Un centenar de porcelanas chinas muestran en Palencia la belleza de la cultura oriental

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La belleza de la milenaria cultura china se muestra en Palencia a través de más de un centenar de porcelanas chinas, catalogadas entre los siglos XIII y XX y que ha coleccionado un matrimonio de palentinos a lo largo de más de treinta años.

La exposición que se muestra en Palencia hasta el próximo 30 de marzo, es el resultado de una historia de amor, la historia de un matrimonio de palentinos, que unidos por una sensibilidad especial hacia el arte oriental han coleccionado a lo largo de treinta años más de un centenar de porcelanas chinas que ahora pertenecen al Museo Oriental de Valladolid.

José Pedro Ibáñez, de Herrera de Pisuerga, conoció a Guadalupe Urbón, de Mazariegos, en Suiza, y allá por el año 64 se casaron formando una alianza unida, entre otras muchas cosas, por gustos afines en lo relativo al arte.

Una pasión que les llevó a coleccionar las 150 porcelanas chinas que hace un año donaron al Museo Oriental de Valladolid, adalid de la mejor colección artística del Extremo Oriente que existe en España, y que ahora, por primera vez, pueden verse en Palencia.

Aunque al principio el matrimonio compraba piezas sin tener en cuenta su calidad y con el único fin de decorar su casa, con el paso del tiempo y el "afinamiento" de sus gustos y conocimientos empezaron a comprar piezas de mayor antigüedad y valor, ha explicado a Efe José Pedro Ibáñez.

Después de más de 30 años reuniendo una parte de la milenaria cultura china, "estamos felices de haber donado nuestras porcelanas al Museo Oriental de Valladolid para que los amantes de este arte puedan seguir disfrutando de ellas", ha precisado.

Esta colección manifiesta el amor por la belleza de este matrimonio que con "una gran sensibilidad artística, una mentalidad abierta y universal y una gran generosidad" han sido capaces de abrirse a la cultura china y comprenderla, ha indicado el director del Museo Oriental, Blas Sierra de la Calle.

La muestra, con piezas que abarcan un arco cronológico que va desde el siglo XIII hasta el siglo XX, incluye un celadón de la dinastía Yuan (1279-1368), la pieza más antigua de la muestra, una cerámica funeraria y una figura con decoración «fahua» de la dinastía Ming (1368-1644) y 147 piezas de la dinastía Qing (1644-1911).

Entre estas últimas, las hay de la Compañía de Indias, del tipo "imari chino" y "sangre y leche", de la porcelana "blanco de China" y de las denominadas "familia verde" y "familia rosa", además de 25 piezas monocromas en azul turquesa, rojos y verdes, las que más valor tienen según los cánones de belleza chinos.

Para Blas Sierra, que se decanta claramente por la belleza técnica y la riqueza cromática de las piezas de la "familia verde", estas porcelanas no son simplemente obras exóticas de una cultura lejana o bellos objetos decorativos.

Su significado va mucho más allá, "abriendo nuestros horizontes mentales hacia otra cultura, otra estética, otra religión, otro modo de relacionarse con la naturaleza y de estar en la vida", ha puntualizado.