Público
Público

El centro para extranjeros de Ceuta colma su capacidad tras la llegada a sus costas de 33 inmigrantes

Un grupo de 80 personas trata de acceder a la ciudad autónoma. Cerca de 40 han sido detenidos por la policía de Marruecos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Ceuta ha cubierto las 512 plazas de las que dispone para albergar a los inmigrantes en situación irregular que llegan a la ciudad autónoma.

Esta situación se produce tras la llegada, esta mañana, de cerca de 80 inmigrantes subsaharianos a las aguas del Estrecho. De ellos, 33 han conseguido burlar los controles fronterizos y acceder nadando a la playa del Trajal, situada junto a la frontera con Marruecos. El resto han sido detenidos por agentes de la policía marroquí, según han informado fuentes de la Guardia Civil.

Según han explicado fuentes del Instituto Armado, el suceso ha tenido lugar poco después de las 7.00 horas y el grupo que ha conseguido entrar en territorio español ha sido atendido en la misma playa del Tarajal por un Equipo de Respuesta Inmediata ante Emergencias (ERIE) de Cruz Roja sin que ninguno de los inmigrantes haya tenido que ser trasladado al Hospital Universitario. 

En una rueda de prensa, el delegado del Gobierno en Ceuta, Francisco Antonio González, ha informado de que uno de los objetivos es alargar el espigón de la playa para evitar que los inmigrantes puedan acceder a través del mar.

'No ha habido posibilidad de frenarlos pero agradezco la colaboración de Marruecos para evitar que todos pudieran entrar', ha señalado.

Los intentos de acceder a territorio ceutí por parte de grupos numerosos de inmigrantes en situación irregular fueron frecuentes durante el verano pasado, pero este año se habían reducido después de que Marruecos multiplicara su presencia policial al otro lado de la frontera y redoblara las medidas de seguridad en la cosa más cercana al paso del Tarajal. 

Los CETI (hay uno en Melilla y otro en Ceuta) no tienen un carácter carcelario como los CIES, pues sus puertas están abiertas para la entrada y salida de los extranjeros. Sin embargo, los inmigrantes quedan atrapados en una situación administrativa sin solución puesto que todos los accesos y salidas de la ciudad imponen controles de identidad.

Más noticias en Política y Sociedad