Público
Público

La CEOE eleva a 14 días su propuesta de despido el primer año

Los sindicatos prevén llegar a un acuerdo en el diálogo social en julio pero sin reforma laboral

VIRGINIA ZAFRA

El acuerdo en el diálogo social empieza a ser factible según los agentes sociales y uno de los detonantes ha sido el cambio en la negociación de la patronal española. En línea con esta nueva postura más flexible, CEOE ha empezado a pulir sus propuestas, como la que realizó hace sólo dos meses en el Congreso cuando pidió un contrato único "indefinido no fijo" que permitiera despedir al trabajador durante los dos primeros años con una indemnización de ocho días por año. Este martes, el presidente, Gerardo Díaz Ferrán, propuso que este contrato único tenga derecho a, al menos, 14 días en caso de despido durante el primer año y que la indemnización se incremente paulatinamente hasta situarse en el entorno de los 20 días. Para Díaz Ferrán, esta medida, junto a sus habituales peticiones de rebajas de cotizaciones, permitiría rebajar a la mitad el paro en España, hasta situar la tasa de desempleo en la media de la UE.

Ya en 2005, la patronal intentó conseguir un contrato similar pero no logró sacarlo adelante. Las circunstancias ahora son diferentes, con más de cuatro millones de parados y una tasa de desempleo superior al 18%. En todo caso, Díaz Ferrán se mostró dispuesto a negociar al alza esos números. Cree que con este nuevo contrato no se abarata el despido, sino al contrario porque los beneficiarios serían los que ahora tienen contratos temporales (con indemnizaciones de ocho días) y los que están en el paro, que lo que necesitan es trabajar.

En su intervención en un curso organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) en la UIMP de Santander, Díaz Ferrán insistió en que no está pidiendo el despido libre. Su pretensión, dijo, es implantar una fórmula que ha reducido al 4% la tasa de paro en algunos países del norte de Europa (con tasas de paro del 4%) y que ha contado con el apoyo de los sindicatos.

Sin embargo, en España no tendrá ese apoyo. Los máximos dirigentes de UGT y CCOO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, respectivamente, así lo aseguraron horas después en el mismo foro. Para ellos, la solución de los problemas de la economía española no deben asumirla siempre los trabajadores. Ambos se mostraron convencidos de que habrá un acuerdo en la mesa de diálogo social antes de final de julio, pero no incluirá una reforma laboral.

Ambos aseguraron que hay aproximaciones sobre cuál debe ser el modelo productivo español, sobre el subsidio de desempleo tras el paro (negocian en torno a los 420 euros), sobre la protección de los trabajadores y sobre los problemas de financiación de las empresas españolas. Toxo negó que se vaya a firmar un "acuerdo de mínimos", aunque reconoció que "muchos sectores saldrán insatisfechos porque se ha hecho mucha propaganda" sobre la reforma laboral, que "vende más titulares".

"El Gobierno tendrá que afinar mucho (en las ayudas a las entidades financieras que lo requieran) para no alterar la competencia", aseguró el presidente del Banco Popular, Ángel Ron.

El vicepresidente de Santander Matías Rodríguez Inciarte añadió que "las aportaciones públicas no pueden dejar los niveles de capital de los ayudados por encima de los que no lo necesitan".

UGT y CCOO advirtieron que los derechos políticos de las cuotas participativas de las cajas no deben ser el camino para que éstas acaben en manos de los bancos.

Más noticias de Política y Sociedad