Público
Público

CEOE pide más "austeridad" y no contratar funcionarios

La patronal tacha de "muy grave" la subida de impuestos que prevé el Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los empresarios consideran que el Gobierno no se está apretando el cinturón, y ayer volvieron a arremeter contra su política económica. Tras la reunión que los dirigentes de CEOE y Cepyme mantuvieron con la vicepresidenta económica, Elena Salgado, para conocer las líneas maestras de los Presupuestos de 2010, ambas patronales criticaron la 'falta de austeridad' del Ejecutivo. 'No debería haber oferta de empleo público' para el año que viene, señalaron.

Al presidente de CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, no le basta el compromiso de la Administración de que se limitará a cubrir las bajas que se produzcan en el ámbito público, y ayer reiteró la importancia de no contratar más funcionarios hasta que la situación mejore. Ya en 2009, la oferta pública de empleo se redujo al 30%.

En el terreno fiscal, las críticas del líder de la patronal fueron aún más duras. 'No es el momento de subir los impuestos', afirmó, y dijo que las cuentas públicas para 2010 deberían haber recogido una contención 'suficiente' como para no tener que adoptar ninguna medida en ese sentido. El presidente de Cepyme, Jesús Bárcenas, también expresó su malestar por la subida de impuestos, y denunció que traerá importantes 'complicaciones' a pymes y autónomos.

Aunque el Gobierno no cuantificó los incrementos fiscales que hará, sí confirmó que aumentará el gravamen sobre las rentas del capital, que no tocará el IRPF y que subirá el IVA, lo que en opinión de CEOE tendría efectos 'preocupantes' sobre el consumo y la competitividad y resultaría 'muy grave' en el turismo y el comercio. A juicio de Díaz Ferrán, lo más indicado sería bajar el Impuesto de Sociedades a todas las empresas primando las reinversiones, pero de momento la 'única' decisión acertada del Ejecutivo ha sido eliminar la deducción de 400 euros.

El ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, defendió la subida fiscal en la que trabajan, y recalcó que 'el Gobierno adopta una decisión lógica en una situación como la que estamos viviendo'.

Tres días después de exponer a los sindicatos los rasgos fundamentales de los Presupuestos que preparan para 2010, Salgado explicó ayer a los empresarios que esas cuentas están condicionadas por tres aspectos: la atención al desempleo, que costará un mínimo de 16.000 millones de euros; el coste de la nueva financiación autonómica, que cifró en 8.000 millones; y el pago de los intereses de la deuda pública, que no especificó.

Cepyme opina que, a la espera de los cambios que tengan lugar en la negociación parlamentaria, el diseño de las cuentas públicas 'no favorecerá la creación de empleo'. CEOE, por su parte, sostiene que las previsiones sobre las que se están construyendo son demasiado 'optimistas' (un déficit del 5,7% para el Estado y una caída del PIB del 0,3%). Además, las patronales denunciaron ayer que el Ejecutivo contempla una reducción a la mitad de los incentivos empresariales. 'Seguimos echando en falta reformas estructurales', recordó el líder de la patronal, que reclamó más celeridad en la tramitación de la Ley de Economía Sostenible.

'Pedimos respeto para los empresarios', subrayó también Díaz Ferrán, en el marco de la polémica que Zapatero desató el sábado al declarar que el Gobierno ha dicho no a los 'poderosos' y que España tiene muchas empresas 'de cartón piedra'.

Más noticias en Política y Sociedad