Público
Público

Chapero Jackson, a por los límites del cortometraje

A contraluz, latrilogía de cortos del director, llega a la pantalla grande

S. B.

Hace un cine que se asoma a los márgenes de la existencia, "esos límites donde nuestra esencia aflora con más claridad, donde pasan cosas que nos dan miedo", dice Eduardo Chapero Jackson. En Contracuerpo, era el cuerpo llevado al límite; en Alumbramiento, la misma muerte, y en The End, el fin del agua en el planeta. Tres cortometrajes que se cuentan entre los más premiados del cine español último y que ahora se estrenan juntos, pero no revueltos, en salas de Madrid, Valladolid, Valencia y Cádiz. De esta manera, el director, de 38 años, ha traspasado el último límite: el que hace que el cortometraje no llegue a los cines.

"El corto está gozando en España de una fertilidad enorme, gracias a los festivales, a las ayudas, pero también a la cultura audiovisual de una generación que está haciendo muy buenos trabajos", dice. Era hora entonces de que el corto se asomara a la pantalla grande, como en los viejos tiempos, "cuando se programaban cortos antes de cada película", recuerda.

"El hecho de que lleguen mis tres cortos al cine es un síntoma de algo que está en el aire: que la gente quiere ver cortos", opina.

En su caso, el director que recibió con la exquisita Alumbramiento el Premio a Mejor Corto de la Academia de Cine Europeo y de la Mostra de Venecia, ha optado por un único programa de 61 minutos que hace que las tres piezas "se sumen y ganen".

A la trilogía que no nació como tal la llama Contraluz. "Me gustaba esa metáfora de las radiografías, asomarse a la oscuridad para ver la luz, para darnos cuenta de lo que está roto en las zonas oscuras del ser humano", explica.

El próximo otoño deberá traspasar el último de los límites, el que va del corto al largo. Es Verbo, un proyecto en el que trabaja desde hace años y en el que hablará de la adolescencia (otra zona límitrofe). "En mi cine, siempre hay un conflicto entre el individuo y su entorno. Y la adolescencia es cuando se da con mayor virulencia, aunque, remarca, eso nunca deja de suceder".

Más noticias de Política y Sociedad