Público
Público

Chaves acusa al PP de «creer que la mujer no es igual al hombre»

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El varapalo del Tribunal Constitucional (TC) al recurso presentado por el PP abrió en la división andaluza del partido, que había denunciado la Ley Electoral que establece la obligatoriedad de las listas cremallera, un considerable interrogante: ¿lo retiramos también nosotros en plena precampaña o nos mantenemos en nuestras trece hasta las elecciones?

Ambas posibilidades proporcionaban a los socialistas munición poderosa, así que Javier Arenas, candidato del PP, optó por una solución intermedia. Primero anunció que estudiaba retirar el recurso; luego mencionó unos informes inetrnos para argumentar que la denuncia seguía. Por supuesto, el PSOE no dejó que el marco de indefinición que Arenas pretendía crear anulase la posibilidad de presentar al PP como a una formación reticente a las políticas de igualdad. Pero Manuel Chaves llegó este miércoles más lejos. El presidente de la Junta de Andalucía y candidato a la reelección demostró, en declaraciones desde Martos (Jaén), que lo suyo, más que el ataque frontal, es la carga de profundidad que aprovecha los agujeros en el discurso del PP.

Si recientemente afirmó que “la xenofobia y el racismo están en la sustancia de la derecha” después de que el senador del PP José Blas Fernández dijera que los inmigrantes “hacen el agosto” con el cheque-bebé, ayer acusó al principal partido de la oposición de “pensar que una mujer es desigual a un hombre y que así debe ser”. “El PP entiende que la desigualdad es desde el nacimiento y que sólo se puede corregir con dinero o con poder”, añadió Chaves, que se comprometió explícitamente a apostar durante la próxima legislatura por “medidas de discriminación positiva”, porque “las mujeres necesitan recorrer un camino más largo y tienen más dificultades para llegar”. Chaves hace estas declaraciones poco después de anunciar que su “deseo” es que su sucesora sea “una mujer”.

“La igualdad es consustancial al PSOE”, dijo este miércoles, empleando el mismo término que usó para referirse a la “xenofobia” de la derecha. El candidato socialista hizo gala de haber sido el primer presidente en apostar por un gabinete paritario. “No soy tonto. No puedo permitirme el lujo de prescindir del 50% de la población de Andalucía”, añadió.

Dos bazas para el PP

Esta apelacion de Chaves a una de sus ideas-fuerza tuvo que adelantarse con respecto a la jornada idónea para la misma, porque el 8 de febrero, Día Internacional de la Mujer, se reserva a la reflexión. No obstante, el juego de tiempos de Chaves fue hábil, porque dos coyunturas favorecían que ayer, sólo cuatro días antes de las elecciones, el PP tuviera todas las condiciones para marcar la agenda.

La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que avala el derecho de objeción frente a la asignatura Educación para la Ciudadanía, sobre la que ayer se produjo en un intercambio de valoraciones políticas [ver páginas 28 y 29], y los datos del paro (Andalucía  registró un aumento de los desempleados por noveno mes consecutivo) sirivieron al PP para reivindicar sus tesis sobre ambas c uestiones.

“La única forma de reaccionar ante esto [la subida del paro] es un cambio de gobierno”, proclamó desde Montilla (Córdoba) Arenas, que apeló a su etapa como ministro de Trabajo. “La prosperidad de un pueblo está unida a su carácter emprendedor”, añadió.