Público
Público

China acusa a la prensa extranjera de "ignorante" y "ciega a la realidad"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La propaganda china acusó hoy a los medios de comunicación foráneos de "ignorantes" y "ciegos a la realidad" a la hora de cubrir las revueltas tibetanas, en un duro editorial que publica hoy el oficial "Diario del Pueblo".

En el artículo, el diario portavoz del Partido Comunista asegura que mientras cien gobiernos de todo el mundo han mostrado su apoyo a China tras los violentos incidentes, algunos medios de comunicación que "se creen salvadores de la justicia y la moral" se han mostrado parciales y han cometido errores.

"Algunos reportajes subjetivos han mostrado que una parte de la prensa no es justa y objetiva, y está informando mal a los lectores", señala la propaganda china.

El diario asegura que algunas informaciones de periodistas extranjeros en Pekín fueron cambiadas por sus redactores-jefe en sus países de origen o cortados, mientras que se prestó amplia difusión a lo que Pekín considera "rumores", tales como la muerte de 100 tibetanos a manos de la policía china (según el gobierno tibetano en el exilio).

Según las autoridades chinas, los muertos son sólo 19, en su mayoría "civiles inocentes" que perdieron la vida en incendios y altercados causados por los autores de la revuelta.

"Los esfuerzos del gobierno chino por recuperar el orden social se han convertido en algunos medios extranjeros en 'opresión contra protestas pacíficas", se queja "Diario del Pueblo".

Como complemento al duro editorial, una nota de la agencia Xinhua publica hoy lo que, según la prensa oficial, son ejemplos de manipulación informativa extranjera.

En primer lugar, cita al diario alemán "Bild", uno de los de mayor tirada en el país europeo, que usó una fotografía de policías nepalíes cargando contra manifestantes tibetanos y aseguró que la imagen había sido tomada en la región china del Tíbet.

La foto estaba acompañada de un titular con la pregunta retórica "¿Deberíamos boicotear juntos los JJOO de China?", lo que según expertos chinos es un burdo intento de vincular la cuestión tibetana con el acontecimiento deportivo.

"Hay una mala intención de aprovechar la ocasión para protestar contra la celebración de los Juegos Olímpicos", señalaron al respecto.

Otro ejemplo de manipulación, según Xinhua, ocurrió en la página web de la cadena televisiva BBC, que lleva varios años censurada en el país asiático.

En esa web, una foto de la policía armada ayudando a médicos a introducir un herido en una ambulancia llevaba un pie de foto que rezaba: "Hay una fuerte presencia militar en Lhasa", algo que tampoco gustó a los medios chinos.

Otra foto de un joven rescatado por la policía de Lhasa, publicada por el alemán "Berliner Morgenpost", era descrita como "un insurrecto es llevado por la policía".

La estadounidense FOX TV confundió a policías indios con chinos en una imagen de detenciones, siempre según el artículo de la agencia Xinhua, que también condenaba la visión "parcial" de los medios extranjeros y citaba incluso errores del diario "The New York Times".

Los periodistas extranjeros se defienden de estas acusaciones argumentando que la irregular cobertura del conflicto se debe en parte al hecho de que China impide el acceso de reporteros de otros países al Tíbet, por lo que las únicas fuentes son la propaganda china y la tibetana, igualmente parciales.

En 2007, China relajó las normativas para los periodistas extranjeros, facilitando la cobertura en el interior del país (antes los reporteros tenían limitada su acción a ciudades como Pekín o Shanghai), pero Tíbet sigue siendo una excepción a la norma.