Público
Público

China desata el miedo en los mercados

La prima de riesgo de la deuda española se dispara en un día

P. BLÁZQUEZ

Las espada de Damocles de la retirada de las ayudas públicas llevaba tiempo pendiendo sobre los mercados. Ayer China demostró que el miedo del que hablaban los analistas estaba justificado.

El Banco Central del gigante asiático dio la orden a determinados bancos comerciales de limitar la concesión de crédito a sus clientes, y las ventas se adueñaron de los mercados financieros en todo el planeta.

La primera alarma se detectó en los mercados de deuda pública y pronto se trasladó a las bolsas. El diferencial del bono español con el alemán a 10 años, la medida que sirve para calcular el riesgo del país, pasó de los 60 puntos básicos a los 89 puntos básicos en apenas unas horas, su nivel más alto desde abril de 2009. Lo mismo ocurrió con otros países, especialmente Grecia y Portugal. Pero hasta en las economías más fuertes de Europa, los indicadores de riesgo país subieron. "Se ha producido un empeoramiento general en todos los países. Lo que demuestra que un movimiento de desconfianza se ha instalado en los mercados. La subida de ayer fue notoria, pero no preocupante. Todavía estamos lejos de máximos", explica Juan Ignacio Crespo, director de Thomsom Reuters.

El movimiento de China supone un paso más para recortar el exceso de liquidez que se inyectó a principios de la crisis y ahora afecta de lleno al precio de las materias primas, ya que ese país es el principal consumidor. Este es el principio de un efecto dominó que perjudica a las compañías acereras y a todos sus clientes, es decir, prácticamente todas las empresas.

"Cuando el miedo no tiene una razón potente, sino una serie de factores poco definidos como ocurrió ayer se produce el efecto Fly to Quality, es decir, abandona los activos de peor calidad para refugiarse en los más seguros", explica Jacobo Zarco, gestor de renta fija de Atlas Capital.

Por eso, ayer, los países cuyas finanzas son más débiles y, por lo tanto, con más riesgo fueron los más castigados.

Claro que si la noticia de China hubiera sido la única, tal vez el efecto huida no hubiera sido tan llamativo. Los resultados empresariales tampoco acompañaron. En EEUU varios bancos del país presentaron sus resultados del cuarto trimestre de 2009, como Bank of America y Merrill Lynch que decepcionaron a los inversores. "Los resultados están siendo más flojos de lo esperado, aunque la devolución de las ayudas dificulta su análisis y ayer ante el miedo generalizado se amplificó la reacción", asegura Nicolás López director de MG Valores.

En el mercado de divisas, el dólar se revalorizó ejerciendo, de nuevo, su papel refugio.

Más noticias de Política y Sociedad