Público
Público

China promete metas sobre clima; Obama dice se acaba el tiempo

Reuters

Los líderes mundiales intentaban dar un impulso el martes a las negociaciones climáticas, pero una nueva propuesta de China y el discurso del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, no lograron superar el estancamiento de Naciones Unidas.

El mandatario chino, Hu Jintao, anunció nuevas metas el martes para retrasar el aumento de emisiones de dióxido de carbono de su país, mientras que Barack Obama advirtió que se está acabando el tiempo para actuar contra el calentamiento global.

Ambos líderes, cuyos países representan cerca del 40 por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, trataron de dar un nuevo impulso a los estancados diálogos de la ONU para alcanzar un acuerdo internacional en la lucha contra el calentamiento global, durante una cumbre sobre clima.

Hu habló de un nuevo plan sobre cambio climático para China, mientras que Obama destacó los esfuerzos que ha realizado su Gobierno durante este año, pero no ofreció nuevas propuestas.

Hu, que se reunirá directamente con Obama más tarde el martes, dijo que China desarrollará más energía nuclear y renovable y prometió que en el futuro las emisiones aumentarán más lentamente que el crecimiento económico.

"Intentaremos por todos los medios reducir las emisiones de dióxido de carbono por cada unidad del PIB por medio de un notable margen para 2020 desde los niveles de 2005", dijo Hu ante una cumbre de Naciones Unidas sobre el calentamiento global.

La promesa del mayor emisor del mundo, aunque no llega a limitar definitivamente las emisiones, fue interpretada como un intento para contrarrestar las críticas que indicaban que Pekín no estaba haciendo lo suficiente.

Obama precisó en su discurso que Estados Unidos ha trabajado más por reducir la contaminación de carbono durante los últimos ocho meses que en cualquier otro momento de la historia y pidió a todas las naciones que actuaran en conjunto.

"La respuesta de nuestra generación a este desafío será juzgada por la historia porque si fracasamos en abordarlo, valientemente, con rapidez y juntos, nos arriesgamos a consignar a las generaciones futuras hacia una catástrofe irreversible", enfatizó.

"Se está acabando el tiempo que tenemos para revertir esta tendencia", añadió.

Activistas y analistas esperaban más.

"Fue un poco decepcionante que China no ofreciera una cifra sobre la intensidad de gases de efecto invernadero. Esperaba que fuera ahora", comentó Knut Alfsen, jefe de investigación del Centro para Clima Internacional e Investigación Energética en Oslo.

"Pero es un progreso. Hace cinco años el clima no era tema para China (...) Ahora dicen 'haremos algo ahora'. Este es un cambio tremendo", precisó.

¿NUEVO IMPULSO?

Los ecologistas esperaban que Estados Unidos y China dieran un nuevo impulso a los diálogos, dos meses y medio antes de que 190 naciones se reúnan en Copenhague para completar un acuerdo dirigido a retrasar el cambio climático.

Sin embargo, reaccionaron decepcionados ante el primer discurso poco concreto de Obama frente la ONU.

"Estamos realmente muy, muy decepcionados por lo que Obama ha dicho", dijo Thomas Henningsen, coordinador de clima para Greenpeace International.

"Realmente es más un paso atrás que un paso adelante", precisó y agregó que Obama no había establecido pasos concretos en comparación a lo que Japón y otras naciones están preparadas para hacer.

Los europeos, que habían saludado el compromiso de Obama para luchar contra el cambio climático como un desarrollo positivo después de su predecesor George W. Bush, ahora se están impacientando.

Además es improbable que un proyecto de cambio climático que ordena las reducciones de emisiones estadounidenses sea aprobado por el Senado estadounidense en diciembre, ya que los temas nacionales, principalmente la reforma del sistema sanitario, dominan la agenda del Congreso.

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, propuso en el encuentro que los jefes de Estado de las mayores economías del mundo se reúnan en noviembre para discutir la agenda del cambio climático antes de la cumbre en Copenhague.

Por su parte, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, quien organizó el encuentro del martes, indicó que las negociaciones estaban avanzando con demasiada lentitud.

"El fracaso en alcanzar un acuerdo amplio en Copenhague sería moralmente inexcusable, económicamente imprudente y políticamente desaconsejable", expresó Ban.

Las conversaciones antes del encuentro global del 7 y 8 de diciembre han puesto a las naciones ricas y a las economías emergentes en desacuerdo sobre cómo distribuir los recortes de emisiones de gases contaminantes.

Las naciones más pobres están presionando a las desarrolladas para que contribuyan con cientos de miles de millones de dólares al año, a fin de ayudarlas a afrontar el aumento de las temperaturas globales.

Más noticias de Política y Sociedad