Público
Público

China urge a EEUU a parar sus ataques "en nombre de la libertad de internet"

EFE

El Gobierno chino instó hoy a Washington a parar sus ataques "en nombre de la llamada libertad de internet" tras el duro discurso pronunciado ayer por la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, después de que Google acusara a China de perpetrar un "ciberataque".

En un comunicado publicado en la página web del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, el portavoz Ma Zhaoxu urgió a Washington a "respetar los hechos".

"Estados Unidos ha criticado las políticas de administración de internet de China y ha insinuado que China restringe la libertad de internet. Esto contradice los hechos y es dañino para las relaciones entre China y Estados Unidos", agregó Ma.

Sin embargo, el portavoz chino abogó por que las dos partes "manejen apropiadamente las desavenencias y los asuntos delicados, protegiendo el desarrollo saludable y firme" de los lazos bilaterales.

Después del "ciberataque" contra Google y la amenaza de la firma tecnológica de abandonar sus actividades en China, Clinton situó la defensa de la libertad en internet como una prioridad para la diplomacia de Estados Unidos.

Clinton dejó claro que EEUU destinará "los recursos diplomáticos, económicos y tecnológicos necesarios para expandir estas libertades".

La jefa de la diplomacia estadounidense afirmó que en el último año ha habido "un repunte de amenazas al libre flujo de información", señalando a China, Túnez, Egipto, Vietnam y Uzbekistán, entre otros países.

"Aquellos que interrumpen el libre flujo de información en nuestra sociedad o en cualquier otra representan una amenaza para nuestra economía, nuestro Gobierno y nuestra sociedad civil", advirtió la secretaria de Estado.

La semana pasada, Google amenazó con cerrar su versión china (google.cn) tras hallar que varias cuentas de correo electrónico de periodistas, empresas y disidentes políticos chinos habían sido pirateadas.

El buscador decidió replantearse su estrategia en China, donde está presente desde hace cuatro años en versión local, al entender que no se están cumpliendo los objetivos con los que se implantó en el país y que le llevaron a transigir con la censura gubernamental.

El Gobierno estadounidense apoyó a Google pidiendo explicaciones e interponiendo una queja formal al régimen comunista por el ciberataque, que, según Clinton, "genera serias preocupaciones".

"El caso de Google no debe vincularse con las relaciones entre dos gobiernos y países. Si se hace, se 'sobreinterpreta", respondió ayer el viceministro de Asuntos Exteriores china para Norteamérica y Oceanía, He Yafei.

El asunto amenaza con sumarse a la lista de tensiones que mantienen abiertas ambos países y que incluyen temas como los derechos humanos, la situación del Tíbet y Taiwán y la depreciación de la moneda china.

Más noticias de Política y Sociedad