Público
Público

Científicos alertan de la biopiratería en los mares

Las empresas patentan genes y compuestos marinos extraídos en aguas de otros países

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Laboratorios farmacéuticos, empresas de productos cosméticos, productores de alimentos infantiles o fabricantes de detergentes han vuelto sus miradas a los océanos en búsqueda de organismos y genes útiles para sus productos. En la actualidad ya hay solicitudes de patentes sobre 4.900 genes de organismos acuáticos y se han descrito más de 18.000 compuestos de origen marino con posible utilidad farmacéutica, señaló ayer Jesús María Arrieta, investigador del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (IMEDEA, UIB-CSIC).

Sin embargo, la propiedad de estos recursos marinos es una incógnita, ya que 'en ocasiones se recogen de aguas internacionales, pero a menudo se obtienen de aguas de países menos desarrollados sin dar compensaciones a cambio y son víctimas de la biopiratería', apunta Arrieta, quien participó ayer en Madrid en un debate organizado por la Fundación BBVA. Ante esta situación, reclamó un marco normativo que regule la extracción de recursos genéticos del mar.

Por su parte, Carlos Duarte, profesor de investigación en el IMEDEA, destacó la importancia de los océanos como sumideros de dióxido de carbono (CO2), ya que frente a la tonelada que absorben los bosques amazónicos al año, los bosques marinos, como manglares o praderas submarinas, pueden capturar 17.

Sin embargo, estos bosques marinos están desapareciendo a un ritmo 10 veces más rápido que los amazónicos. Desde 1945 se ha destruido la mitad de estos ecosistemas, unos 300.000 kilómetros cuadrados, y según Duarte, la recuperación de estas praderas sumergidas ofrecería la capacidad de absorber el 10% de las emisiones del sector del transporte de todo el mundo.

Los factores que están destruyendo los manglares y las praderas submarinas son la pesca de arrastre, las barreras artificiales y el aporte excesivo de fósforos agrícolas.

Más noticias en Política y Sociedad