Público
Público

Una de cada cinco suspensiones de pagos son ya de las familias

En un año, los concursos de acreedores se triplican, y alcanzan los 1.727

 

AINHOA LARREA

Ahogados por las deudas, 315 personas sin actividad empresarial se declararon incapaces de afrontar sus obligaciones en el segundo trimestre del año. No podían hacer frente a los pagos y recurrieron a la figura del concurso de acreedores, que paraliza las reclamaciones pendientes y somete los bienes individuales a tutela judicial (ver información adjunta).

Las insolvencias presentadas por personas físicas han aumentado un 254% en términos interanuales, y de abril a junio de este año supusieron casi una quinta parte del total: según los datos que publicó ayer el Instituto Nacional de Estadística, en ese periodo se declararon 1.727 concursos de acreedores (casi tres veces más que un año antes), de los que un 18,24% fueron de ciudadanos que no tienen a cargo ningún negocio.

Los procesos por insolvencia moderan levemente su crecimiento

Cuando entró en vigor la nueva Ley Concursal, en 2004, la media trimestral de suspensiones de pagos era de 200, pero desde el estallido de la crisis los problemas de solvencia han aumentado espectacularmente. De hecho, en el primer semestre se han declarado más concursos que en todo el año pasado: 3.285 hasta junio, frente a las 2.902 del conjunto de 2008.

Sin embargo, los datos apuntan a una "tenue ralentización" (ver gráfico), y el Registro de Economistas Forenses (Refor) calcula que 2009 se cerrará con 7.000 empresas y familias insolventes (un 140% más que el año pasado). A juicio de su presidente, Raimon Casanellas, la moderación en el ritmo de crecimiento de las suspensiones de pagos de las constructoras y promotoras contribuirá a apuntalar esa tendencia.

De momento, el ladrillo continúa acaparando la mayoría de los concursos de acreedores que se declaran, y de abril a junio representó el 32,1% del total. Le siguieron las empresas de actividades relacionadas con la industria (24,9%) y las del comercio (17,3%). Joyerías, centrales lecheras y casinos fueron algunos de los nuevos perfiles de empresas en suspensión de pagos.

El sector del ladrillo acapara un tercio de los procedimientos

Catalunya, Madrid y Valencia concentraron el 53,5% del total de deudores concursados en el segundo trimestre, mientras que La Rioja, Extremadura y Navarra fueron las comunidades autónomas con menos suspensiones de pagos. Por tipos de procedimiento, en los abreviados superaron a los ordinarios. Es la primera vez que sucede, y esa dinámica obedece a la reforma de la Ley Concursal aprobada el pasado marzo.

Pymes y autónomos

La mayor parte de las insolvencias del segundo trimestre se dieron en pequeñas y medianas empresas, como refleja el hecho de que el 65% se produjeran en sociedades que facturaban menos de dos millones de euros.

Además, llama la atención que en un año el número de autónomos en concurso haya aumentado un 280,6%, hasta 77. Las principales organizaciones del sector, UPTA y ATA, lo atribuyeron a las dificultades financieras que padece el colectivo, y recordaron los elevados costes económicos del proceso.

 

Más noticias de Política y Sociedad