Público
Público

Cirugía de espalda no termina carrera jugadores fútbol americano

Reuters

Por Rachael Myers Lowe

Los jugadores profesionalesde fútbol americano, aun aquellos en las posiciones de mayorexigencia física, pueden superar la cirugía de espalda y volvera jugar.

Estas son las conclusiones que publica un equipo de laEscuela de Medicina Feinberg, de la Northwestern University, enAmerican Journal of Sports Medicine.

"No están fracturados ni quedan más frágiles después de lacirugía. Cuatro de cada cinco operados regresan al campo y a laposición de arrancador", dijo el cirujano ortopédico Joseph K.Weistroffer.

El equipo de Weistroffer analizó con qué frecuencia loslinieros de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL, por sussiglas en inglés) volvían a jugar después de una cirugía poruna hernia de disco y de escuchar a un periodista anunciar queno podría volver a jugar por la "fractura".

Los linieros son los jugadores más grandes y pesados delequipo. Su función incluye recibir muchos golpes, empujar y dargiros en el campo, lo que impone demasiado estrés a laespalda.

La hernia de disco sucede cuando se desplazan los discosblandos de amortiguación entre las vértebras de la columna. Lapresión que el disco hace sobre los nervios de la columnaproduce dolor de espalda intenso y adormecimiento o cosquilleoen las extremidades.

Entre el 15 y el 50 por ciento de los linieros de losequipos universitarios sufre lesiones en los discos de laespalda baja, incluidas las hernias.

Para conocer qué sucede entre los jugadores de elite, elequipo reunió información sobre los linieros de las listas delos equipos entre 1982 y el 2009, incluidas las noticias, losinformes de lesiones en los equipos, archivos de los medios,registros de los equipos y perfiles individuales.

Se incluyeron sólo los linieros de la NFL con hernia dedisco diagnosticada por al menos dos médicos independientes yun médico oficial de la liga.

De los 66 jugadores identificados, 14 habían recibidotratamiento no quirúrgico y 52, quirúrgico. El 81 por ciento deese segundo grupo volvió a jugar en por lo menos un juego,aunque la mayoría participó en unos 33 juegos en tres años.

El éxito de la cirugía en los linieros fue"significativamente mayor que lo esperado", escribe el equipo.

"Lo interesante es que muchos de esos jugadores no sóloregresaron al campo, sino que también lo hicieron a su posiciónde arrancador", dijo Weistroffer.

Treinta y seis de los jugadores operados habían sidoarrancadores antes del diagnóstico de hernia de disco y 33 deellos recuperaron esa posición después de la cirugía. Encambio, sólo cuatro de 14 jugadores sin tratamiento quirúrgicovolvieron a jugar. Pero, para Weistroffer, "el número es muypequeño como para sacar conclusiones".

La cirugía de espalda para eliminar el material filtradodel disco y estabilizar la columna, es un último recurso,aclaró. "No operar es la mejor opción para todos, incluidos losatletas de elite. Pero si una hernia de disco no se curanaturalmente, la cirugía es la mejor elección", añadió.

Los resultados, según los autores, no se pueden generalizara la población. Los atletas de elite tienen grandes incentivospara volver a jugar, incluidos los contratos multimillonarios.Además, tienen grandes recursos disponibles para surehabilitación.

De todos modos, "si un liniero de la NFL puede retomartodas sus actividades, la persona promedio tiene buenasposibilidades de recuperar la vida familiar si necesitacirugía", finalizó Weistroffer.

FUENTE: American Journal of Sports Medicine, online 10 deenero del 2011

Más noticias de Política y Sociedad