Público
Público

Clientes que repiten y normalidad en las primeras horas de colocación de bonos de la Generalitat

EFE

La normalidad es la tónica generalizada en la mayoría de las oficinas bancarias que están colocando la nueva emisión de bonos de la Generalitat, con clientes que en muchos casos repiten, puesto que ya compraron los bonos a particulares que lanzó el tripartito.

A las 08.30 horas de hoy, en una oficina bancaria de Barcelona sólo hay tres personas esperando para comprar bonos, pese a que la ausencia de prorrateo podría hacer recomendable adelantar lo más posible las peticiones de compra.

Las tres personas aceptan hablar con Efe, siempre que no salgan sus nombres reales, lo mismo que el director de la oficina, que se muestra muy tranquilo ante lo que le depara la jornada.

María ha llegado la primera, es viuda, habla castellano y ha vendido hace poco una segunda residencia, por lo que quiere colocar un "piquito", según sus propias palabras, en bonos de la Generalitat, aconsejada por su hijo, quien le ha asegurado que la rentabilidad es buena, si bien no sabía, en el momento de acudir, que podía escoger entre bonos a un año o dos años.

Xavi, otro nombre ficticio, tiene otro perfil. Trabaja en una empresa pública, ya acudió a la colocación del tripartito, pero por el prorrateo no pudo comprar todos los bonos que en ese momento hubiera querido y ahora aspira a repetir con esta nueva emisión, también por el interés por encima del 4% y la garantía pública que supone una colocación de la administración catalana.

Por su parte, Manel parece un perfil de inversor más profesional. No desvela, como el resto de los clientes, cuánto comprará, pero señala que sólo lo hará a un año, porque considera que la subida de tipos de interés que se intuye en el Banco Central Europeo le dará oportunidades cuando venza la emisión actual.

Al final, Manel opta por no hacer la cola, da la orden verbalmente al director de la oficina y señala que se va a trabajar y que ya pasará mañana a firmar la documentación.

El director de la sucursal comenta que la expectativa, después de la primera emisión para particulares de hace seis meses, es de plena normalidad y que de hecho él ya tiene identificados clientes de su oficina que, como en el caso de Xavi, no pudieron comprar todos los bonos que hubiesen querido en la primera emisión, por la sobredemanda que hubo y el prorrateo posterior, y ahora ya han comunicado verbalmente que están interesados en la nueva colocación.

Ninguno de los presentes señala que confíe más en el actual gobierno de la Generalitat, de CiU, que en el del tripartito, que hizo la primera emisión para particulares, y muestran sólo interés financiero, lejos del debate político que sobre todo polarizó la primera emisión, que se convirtió, incluso, en una cuestión de debate electoral en las autonómicas catalanas.

"La rentabilidad, descontados los impuestos, es mayor y por más tiempo que la de la cuenta Naranja de ING, más del 3%, y no sólo unos meses de cuota de enganche sino un año entero o dos", explica Manel antes de irse.

El director de la oficina señala que la demanda desmonta los tópicos y que la mayoría de los clientes que tiene identificados para este producto no son jubilados ni funcionarios, sino profesionales y empresarios que quieren asegurar sus ahorros.

Hoy se ha iniciado la comercialización de una emisión de bonos de la Generalitat por valor de 2.700 millones de euros a un plazo de 1 y 2 años ampliables hasta 3.360 millones.

El período de suscripción se iniciará el 11 de abril y finalizará cuando se llegue al objetivo de colocación, para la cual los suscriptores podrán escoger entre dos opciones de vencimiento: a un año, con un TAE del 4,25%, y 2 años, con un TAE del 4,75% anual.

Las solicitudes de bonos, que tendrán un importe nominal mínimo de 1.000 euros y un máximo de dos millones, se podrán presentar en cualquiera de las oficinas de las nueve entidades financieras que colaboran con la Generalitat.

Por Marcos Lamelas.

Más noticias de Política y Sociedad