Público
Público

La clínica donde trabaja el médico que operará al rey, especializada en casos de cáncer

Desde Donna Summer hasta el banquero Pedro de Toledo pasaron por el centro Mayo tratarse de su enfermedad. Está considerada por la revista 'Forbes' como el segundo mejor centro sanitario privado para trabajar en el país

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

El cirujano gallego Miguel Cabanelas, que operará al rey, trabaja en la Clínica Mayo. Este centro es considerado una de las instituciones hospitalarias más prestigiosas de Estados Unidos y una de las más reconocidas del mundo en especialidades de ortopedia, neurocirugía, cardiología y cáncer.

De hecho, varias personalidades y rostros conocidos han pasado por sus instalaciones para tratar las enfermedades que padecían o padecen. Desde Donna Summer hasta el rey Hussein de Jordania tuvieron que ingresar en el considerado por la revista Forbes como el segundo mejor centro sanitario privado para trabajar en el país.

La Clínica Mayo tiene sede en los estados de Florida, Minesota y Arizona y fue creada sin ánimo de lucro en 1889 por el doctor William Worrall Mayo y su hijo Charles Horace Mayo. El complejo de Rochester (Minesota), donde trabaja el cirujano Cabanelas, es considerado el mejor centro hospitalario del medio oeste estadounidense.

Al monarca le fue detectado un nódulo en el pulmón derecho en el año 2010

De entre las caras 'ilustres' que han pasado por alguna de sus sedes, destacan aquellas que han realizado tratamientos para superar el cáncer. Sin embargo, pese a que al monarca le fue detectado un nódulo en el pulmón derecho en el año 2010 , en esa ocasión, el rey Juan Carlos no tomó la decisión de ser intervenido en la Clínica Mayo sino en el Hospital Clínic de Barcelona.

El banquero español Pedro de Toledo falleció de un paro cardiaco en el año 1989 con 54 años. Con cáncer de hígado, el que fuera copresidente del Banco  Bilbao Vizcaya (BBV) llegó a Minesota para enfrentarse a su enfermedad. Sin embargo, falleció a las pocas horas de llegar a los Estados Unidos. 

La cantante Donna Summer también fue tratada en el mismo centro especializado. El pasado 2012, la reina de la música disco fallecía a causa de un cáncer de pulmón a los 63 años y, pese a que intentó ocultar su enfermedad hasta el último momento, la Clínica Mayo fue la encargada de poner todos los medios para que no ocurriera el fatal desenlace. 

El líder de la banda Black Sabath también acudió a la Clínica Mayo

La monarquía también ha tenido su representación en el centro estadounidense. El rey Hussein de Jordania se sometió en el año 1999 a un trasplante de médula ósea como última alternativa para recuperarse de su cáncer linfático. Sin embargo, la operación fracasó y el monarca jordano falleció 3 días después en su país. 

No era la primera vez que la clínica abría sus puertas para el monarca. En el año 1992, el rey jordano ingresa en el centro para realizar una ablación riñón en el que se habían encontrado células cancerosas. Cino años después, Hussein tiene que volver a Minesota para una operación de próstata y la extracción de un ganglio linfático. Y no será la última vez ya que en 1998, regresa para recibir quimioterapia por un linfoma que finalmente acabó con su vida.

El líder de la banda de Heavy Metal Black Sabath, Ronnie James Dio, sufría cáncer de estómago. Una dolencia que le fue detectada en el año 2009 y por la que comenzó de inmediato tratamiento en la nombrada clínica. Sin embargo, pese a las buenas noticias que llegaron de boca de su mujer, Wendy, el cantante fallecía en mayo de 2010.

Desde el continente Africano llegó hasta Estados Unidos el presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema, para tratarse de un cáncer de próstata en septiembre de 1999. Fue en la sede de Rochester (Minesota), lugar donde trabaja el cirujano que operará al monarca español, donde viajó por primera vez para intentar curar su dolencia. Sin embargo, tras varias recaídas,  el dictador tuvo que volver en el año 2011. 

La Clínica Mayo tuvo unos ingresos en 2012 de 8.800 millones de dólares por sus actividades médicas. Las instalaciones de Rochester disponen de más de 1.100 camas, atienden unas 350.000 consultas y realiza más de 70.000 intervenciones quirúrgicas anuales, al tiempo que sirve como centro de investigación y formación de doctores y especialistas.

Más noticias en Política y Sociedad