Público
Público

El COI revalida su confianza en Madrid y convierte a Tokio en favorita

EFE

Madrid tendrá una segunda oportunidad: el COI ha vuelto a incluirla entre las finalistas para organizar los Juegos Olímpicos, esta vez los de 2016, y de nuevo con una alta nota técnica, una media de 8,1, que la ubica segunda entre las candidatas.

Son buenas cartas para jugar la partida definitiva, la del 2 de octubre de 2009 en Copenhague, donde sus rivales serán Tokio, con nota de partida de 8,3, Chicago (7) y Río de Janeiro (6,4).

Doha, Praga y Bakú, por el contrario, se van a casa sin haber cubierto los mínimos que el COI estima necesarios. Ahora deberán decidir si se conforman con este intento o si insisten para 2020.

El caso de Doha es particular porque, habiendo obtenido en el informe técnico una calificación de 6,8, la Ejecutiva del COI la deja fuera porque proponía las fechas del 14 al 30 de octubre, cuando el periodo recomendado es entre el 15 de julio y el 31 de agosto.

"Creo que ha habido bastante discusión sobre este asunto", dijo a EFE Juan Antonio Samaranch jr, miembro español del COI, que, por amistad con Doha, no quiso comentar si la decisión le parecía acertada.

Praga se quedó en el 5,3 y Bakú en el 4,3.

Madrid, que ya pasó el corte de los Juegos de 2012 pero no obtuvo luego los Juegos; Río de Janeiro, que no fue finalista hace cuatro años pero que organizó con éxito en 2007 los Juegos Panamericanos; Chicago, con un proyecto sólido desde su origen, que ha aprendido de los errores de Nueva York 2012; y Tokio, con una candidatura técnica y económicamente impecable, figuraban en todos los pronósticos y, en efecto, han pasado sin problemas la nota de corte, establecida en los seis puntos.

La duda era si se uniría al grupo Doha, la muy rica capital de Qatar, cara amable de Oriente Medio, organizadora en 2006 de unos ambiciosos Juegos Asiáticos bajo el lema de 'que no falte de nada'. Una cuestión de fechas ha acabado con sus aspiraciones.

El presidente del COI, el belga Jacques Rogge, no compareció para anunciar la lista de finalistas y fue la directora de comunicación del organismo, la británica Giselle Davies, la que lo hizo en su lugar, con casi veinte minutos de retraso sobre lo previsto.

Junto a Mercedes Coghen, consejera delegada de Madrid 16, se hicieron hueco en la sala el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, el del Paralímpico, Miguel Carballeda, el consejero madrileño de Deportes, Alberto López Viejo, el miembro del COI Juan Antonio Samaranch, el secretario general del Comité Paralímpico Español, Miguel Sagarra, y los portavoces municipales de la oposición, todos ellos con la misma corbata rosa oficial de Madrid 16.

Coghen se declaró tras el anuncio feliz por "los cuarenta millones de españoles que desean tener los Juegos" y prometió "trabajo, trabajo y trabajo".

Madrid obtiene la valoración más alta en apoyo gubernamental y público, en infraestructuras generales, en instalaciones deportivas, en medio ambiente, en transporte, en experiencia deportiva, en financiación y en legado, la segunda nota en Villa Olímpica y, la tercera en alojamiento y en seguridad.

En 2012 fue la mejor en apoyo, infraestructuras, instalaciones, Villa Olímpica, transportes y legado.

Pasar el corte de hoy con mejor o peor nota no permite aventurar qué pasará en la votación del año próximo. De hecho, la ciudad que en procesos anteriores ha sido la más puntuada en esta evaluación técnica no ha sido nunca la elegida luego para organizar los Juegos.

Si Madrid, Tokio, Chicago y Río han tocado hoy con tino el cerebro del COI, desde mañana tienen que empezar a conquistar su corazón. Llega la hora del contacto personal, de las relaciones públicas, de la diplomacia. En Copenhague puede no ganar el mejor proyecto, sino el equipo humano que genere más confianza. El tándem Tony Blair-Sebastian Coe lo logró hace tres años y los Juegos de 2012 fueron suyos.

El camino que deben emprender ahora las candidatas empieza por la preparación de un minucioso informe de candidatura -todas están ya en ello- que deben entregar al COI antes del 12 de febrero de 2009. Luego recibirán la visita de una Comisión de Evaluación que examinará su oferta sobre el terreno y que redactará sus conclusiones.

Este documento será orientativo, no vinculante, para los miembros del COI que elegirán la sede. En la actualidad la asamblea está formada por 110 personas, aunque no votan ni el presidente ni los originarios de países implicados en la elección.

De forma inmediata, las fronteras se abren para las finalistas, que pueden hacer promoción internacional de sus proyectos. Empezarán en los Juegos de Pekín, a los que acudirán como 'observadoras'.

Más noticias de Política y Sociedad