Público
Público

Una colaboradora de Guindos presidirá el banco malo

El FROB nombrará a Belén Romana como la primera responsable de la sociedad que gestionará los activos tóxicos del ladrillo de las entidades financieras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Fondo de Reestructuración Bancaria Ordenada (FROB), vinculado al Banco de España, tiene previsto nombrar este jueves a Belén Romana como primera presidenta de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), conocido tambien como el banco malo.

Belén Romana, actualmente secretaria general del Círculo de Empresarios, ha sido una estrecha colaboradora del  ministro de Economía, Luis de Guindos. En los primeros gobiernos del PP, presididos por José María Aznar, en los que De Guindos fue secretario de Estado de Economía, Belén Romana fue directora general de Política Económica (entre mayo de 2000 y julio de 2003), y posteriormente directora general del Tesoro (entre julio de 2003 y febrero de 2005), donde estuvo al frente de las emisiones de deuda pública, la legislación financiera y la prevención de blanqueo de capitales, entre otras cuestiones.

El nombre de Belén Romana había circulado en los últimos meses como candidata a varios cargos públicos, entre ellos para dirigir el fondo de rescate europeo (el MEDE) y también la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), aunque finalmente no prosperó. Incluso llegó a figurar en alguna de las quinielas para estar al frente del Banco de España, aunque finalmente, el designado por Rajoy para el cargo fue Luis María Linde.

Finalmente, el destino profesional de Romana recaerá en el banco malo, que tiene previsto comenzar a funcionar el 1 de diciembre con los activos inmobiliarios cedidos por las cuatro entidades nacionalizadas, el Banco de Valencia, Bankia, CatalunyaCaixa y NovaGalicia, y con un tamaño que no superará los 65.000 millones de euros. En los últimos años, Romana se ha dedicado al sector privado y hasta ahora ha compatibilizado su puesto en el Círculo de Empresarios con la pertenencia a los consejos de administración de Banesto y Acerinox.

El Gobierno aprobará este jueves el real decreto que regula de forma exhaustiva el 'banco malo' para que la sociedad comience a operar en diciembre con cerca de 45.000 millones de euros en activos inmobiliarios de la banca en manos del Estado. La creación de la sociedad, denominada Sareb, forma parte del compromiso adquirido por el Gobierno con la Unión Europea para recibir la ayuda de hasta 100.000 millones de euros para la banca, de la que se consumirán, según Economía, menos de 40.000 millones.

El 'banco malo' es una pieza clave en el saneamiento del sector, ya que obligará a cada una de las entidades que reciban apoyo público a transferir todos los activos adjudicados y todos los activos ligados al crédito promotor, tanto problemáticos como no. El Ejecutivo calcula que, aunque legalmente puede llegar a tener 90.000 millones, el tamaño final de la sociedad rondará los 60.000 millones, de los que Bankia, Catalunya Banc, Novagalicia y Banco de Valencia aportarán unos 45.000 millones en diciembre. El resto de los activos serán aportados en febrero por las otras entidades que reciban ayudas públicas para recapitalizarse, con lo que la Sareb tendrá cerca de 89.000 pisos y unos 13 millones de metros cuadrados de suelo.

La sociedad estará participada mayoritariamente por inversores privados, entre los que se da por descontado que estará la gran banca española, y deberá ser viable económicamente, puesto que prevé obtener en sus 15 años de vida una rentabilidad próxima al 15 %. Para empezar a funcionar, el 'banco malo' necesitará unos 5.000 millones, de los que aspira a captar unos 500 millones de inversores extranjeros.

Más noticias en Política y Sociedad