Público
Público

Colas para donar sangre en Santiago

El accidente del tren Alvia desata una ola de solidaridad ciudadana en la capital gallega

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Silvia, Bruno y Jose son solo tres nombres de la inmensa marea de solidaridad que ha desatado esta noche el accidente ferroviario del Alvia Madrid-Ferrol que, con más de medio centenar de víctimas mortales, es el más grave de todos los siniestros de tren registrados en el mundo en lo que va de 2013 (fotogalería).

Esta pandilla de coruñeses ha hecho cola para donar sangre. Están afligidos y han acudido a la llamada de las autoridades sanitarias porque 'es lo mínimo que podíamos hacer' ante lo ocurrido y en este día, el de los Fuegos del Apóstol, cancelados por un pueblo, el gallego, 'que está consternado'.

Con ellos han venido otros compañeros. No pueden responder a esta situación de emergencia porque han bebido.

'Muy poco, pero por poco que sea no está permitido', razona Silvia, mientras que Jose cuenta que otro de sus amigos tampoco puede contribuir con su ayuda ya que 'se ha tomado una aspirina y esto también lo inhabilita'. Marcos es de Pontevedra. Quería acudir al espectáculo pirotécnico en la Plaza del Obradoiro, que se ha visto suspendido. Su idea era regresar a su ciudad una vez concluida esta 'mezcla de diseño, de luces y 3D que siempre sorprende', pero ha decidido demorar su partida. En el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS), mientras espera, pregunta: '¿Cuáles son los últimos datos, por favor?, ¿se necesita algo? Un compañero mío iba a viajar en ese tren. Menos mal que al final por cuestiones laborales no lo ha cogido. Qué tragedia, qué desgracia tan grande'.

La respuesta de la población es tal que en algunos centros se ven obligados a retrasar las donaciones para próximos días. A la vez, se habilitan otros, en Vigo, A Coruña, Ourense, Ferrol, Lugo... También se forman atascos en las calles. Por responsabilidad, los desplazamientos son en taxi, para no entorpecer con los vehículos la entrada a los complejos médicos y dejar así un paso fluido a las ambulancias.

Otra vez más, tras una tragedia, una estampa de unión y compañerismo. No solo en este terreno. Lorena, una joven ourensana, antes de someterse al pinchazo, mira un mensaje en su móvil, que lee en voz alta: 'Increíble. Los hosteleros pondrán camas totalmente gratuitas a disposición de los familiares'.

Más noticias en Política y Sociedad