Público
Público

Comienza cumbre del G20 con llamado para construir una Europa más fuerte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los líderes del G20 y de otros países invitados comenzaron hoy una cumbre de dos días en México con un llamamiento del país anfitrión para construir una Europa "más fuerte, más integrada, más unida y más responsable".

"A pesar de la dificultad de las circunstancias, el mundo debe saber que los pueblos y los Gobiernos de ese gran continente están construyendo la nueva Europa del siglo XXI", afirmó el presidente mexicano, Felipe Calderón, al abrir hoy la reunión.

La VII cumbre del G20 se desarrolla en este centro turístico de la península de Baja California, donde se han hecho presentes 24 jefes de Estado y de Gobierno y los más altos representantes de la Unión Europea (UE).

La agenda de la reunión incluye compromisos para fortalecer el sistema y las instituciones financieras internacionales, pero también apostar para que la agenda del foro vaya más allá y busque solución a los problemas de largo plazo.

"Nuestro deber es buscar acuerdos que nos permitan hacer frente a la coyuntura económica, pero también y, sobre todo, trabajar en la definición de una agenda de futuro", afirmó Calderón en su mensaje.

El protagonismo que tendrá en esta cumbre la crisis de Europa quedó planteado en las palabras del gobernante mexicano, al que le quedan cinco meses de mandato.

Calderón dijo que los gobernantes reunidos aquí están unidos por "la solidaridad y el apoyo decidido" a los Gobiernos de Europa.

"Confiamos en ustedes, sabemos de su gran esfuerzo, y estoy seguro, que de ese esfuerzo, y en parte, también, de estas liberaciones, se habrá de construir una Europa más fuerte, más integrada, más unida, más responsable", señaló Calderón.

Prácticamente desde el comienzo de su mensaje, el presidente mexicano destacó la importancia de esta cumbre: "Está claro que los ojos del mundo están sobre nosotros. Los Líderes del G20 tenemos una gran responsabilidad", afirmó.

También dijo que el diálogo que se abre hoy debe hacerse "con sinceridad" y sugirió la necesidad de que en la cumbre se adopten acciones específicas "para reforzar el crecimiento global y la generación de empleos".

"Insisto, no sólo con una visión de coyuntura, sino especialmente con una visión de largo plazo", recalcó.

Al plantear los temas de la reunión, Calderón expresó la necesidad de fortalecer las instituciones financieras internacionales "para que puedan realizar mejor su función en la resolución y en la prevención de otras crisis".

"Muchas de las instituciones económicas que hoy tenemos surgieron después de la II Guerra Mundial, al reconfigurarse un nuevo orden económico y político", dijo Calderón.

"Urge avanzar en el diseño y puesta en marcha de las instituciones financieras internacionales del siglo XXI -añadió-, de la poscrisis, orientadas a resolverla, pero, también, orientadas a evitar que una crisis, como la que vivimos, se repita".

Calderón habló ante diecisiete jefes de Estado y de Gobierno del G20 (Alemania, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica y Turquía).

También se hicieron presentes el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy y el de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, representando a una institución que también es miembro del G20.

Faltó, entre los miembros del foro, el rey Abdalá bin Abdelaziz al Saud, de Arabia Saudí, país que está de luto por el reciente fallecimiento del príncipe heredero, Nayef bin Abdelaziz.

También está presente en la cita, en representación de España, país invitado permanente en el G20, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, así como los gobernantes de Chile, Colombia, Benin, Camboya y Etiopía, invitados especialmente por México.

Igualmente, asisten los titulares de instituciones como la ONU, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Organización Mundial de Comercio (OMC) y la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

Todos ellos fueron llegando sucesivamente al centro de convenciones de Los Cabos hasta que la primera sesión de trabajos quedó instalada a las 15.28 hora local (21.28 GMT).

El último en hacerlo fue el presidente ruso, Vladimir Putin, tan tarde que Calderón ya había ingresado al recinto y no pudo hacerle los honores en la puerta, como al resto de los gobernantes.

Llamó la atención la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, quien se protegió con un quitasol blanco para recorrer los pocos metros que separaban su vehículo del pasillo en donde estaba esperándola Calderón.

La cumbre se prolongará hasta mañana por la tarde, y se espera que sea cerrada con una rueda de prensa de Calderón, primero, y por otras conferencias que ofrezcan algunos de los mandatarios.