Público
Público

Compañeros del periodista francés Roméo Langlois investigan su paradero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Simone Bruno, compañero del periodista francés Roméo Langlois, viajó hoy desde Bogotá hasta la zona del sur de Colombia donde tuvieron lugar los combates en los que su colega desapareció o fue secuestrado para recoger los equipos que llevaba e investigar su paradero.

Bruno, encargado en Colombia de la parte en inglés de la cadena francesa France 24 para la que Langlois colabora desde 2006, dijo a Efe que llegó al fuerte militar de Larandia, desde donde los altos mandos militares coordinan los operativos en La Unión Peneya, en el selvático departamento del Caquetá.

"Estamos esperando para recoger las cámaras de Roméo y hablar con el ministro de Defensa de Colombia, Juan Carlos Pinzón", indicó antes de asegurar que también quieren dialogar con los militares que estuvieron con Langlois durante los combates y la población civil que lo vio "por última vez".

Mientras el ministro francés de Exteriores, Alain Juppé, afirmó que Langlois "fue secuestrado durante un enfrentamiento entre las fuerzas colombianas y las FARC" y "ha sido hecho prisionero", Pinzón optó por la cautela en una rueda de prensa en la que matizó que por el momento sólo se puede apoyar la tesis de que sigue desaparecido.

El ministro colombiano explicó que el batallón antidroga cuyas labores recogía para un reportaje iba a desarticular un laboratorio de cocaína del frente 15 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), cuando varios guerrilleros recibieron a los militares con un ataque en defensa de esas estructuras.

Como consecuencia, murieron cuatro miembros de la fuerza pública, seis resultaron heridos y al menos un guerrillero pereció, aunque el Gobierno colombiano calcula que siete más corrieron la misma suerte.

Según los testimonios de los combatientes, reproducidos por Pinzón, Langlois recibió un disparo en el brazo izquierdo y en medio de la tensión "seguramente" tomó la decisión de quitarse el chaleco y casco militar "y al manifestar que era población civil desplazarse hacia área (urbana), desde donde disparaban los guerrilleros".

Bruno manifestó su incertidumbre sobre la situación de su amigo y compañero y deseó que esté escondido aunque cuestionó que "si hubiera desaparecido le habrían encontrado hoy junto a los otros cinco uniformados que ayer fueron dados por desaparecidos".

"Lo que hace Roméo es cubrir conflicto armado en Colombia", manifestó Bruno, al aclarar que no era la primera vez que el corresponsal francés se encontraba en una zona de riesgo al cabo de doce años de trabajo en Colombia para France 24 y para el diario Le Figaro.

Bruno y Langlois iban a acompañar al batallón "Rodolfo Herrera Luna" en sus operaciones contra el narcotráfico para hacer un reportaje sobre la lucha en Colombia contra las drogas y la minería ilegal, por lo que llegaron juntos a Florencia (capital de Caquetá) a inicios de semana.

Estaba previsto que el operativo arrancara el martes, pero por razones climatológicas se fue posponiendo hasta que el viernes Bruno decidió regresar a Bogotá.

"Le dije: 'cuídate', y él me respondió que no me preocupara y que se iba a dormir porque el sábado debía salir de madrugada para grabar el operativo", relató conmocionado el periodista italiano sobre su colega francés.

Durante la despedida habían acordado que Langlois avisara con un mensaje a su regreso de la cobertura en Caquetá.

Bruno y otros compañeros se quedarán un tiempo en el municipio La Montañita, al que pertenece la zona de La Unión Peneya, para contrastar lo sucedido con Langlois.

Más noticias en Política y Sociedad