Público
Público

Comunitat Valenciana y Murcia se suman al gran pacto del agua pero sin exclusiones

EFE

Los gobiernos de la Comunitat Valenciana y de Murcia han mostrado hoy su disposición a trabajar con el Gobierno central y con el resto de comunidades autónomas para alcanzar un gran pacto del agua, pero han avanzado que no aceptarán que se deje fuera "una parte de la solución", como es el trasvase del Ebro.

El conseller de Medio Ambiente, Agua, Urbanismo y Vivienda de la Generalitat Valenciana, José Ramón García Antón, y el consejero de Agricultura y Agua de la Región de Murcia, Antonio Cerdá, han inaugurado esta mañana en Alicante una jornada sobre la "Gestión del agua en el Levante español", dentro del ciclo Expansión Conferencias.

En su intervención, ambos dirigentes autonómicos se han referido al compromiso alcanzado ayer por el Gobierno central para trabajar en un gran pacto Nacional del Agua, tras la reunión que la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, y la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, mantuvieron con representantes del Comité de Crisis de los Regantes del Tajo-Segura.

Tanto Cerdá como García Antón han dado la bienvenida a este gran pacto, en el que, según el anuncio del Gobierno, estarán presentes los usuarios, las principales fuerzas políticas, las Comunidades Autónomas y la Federación Española de Municipios y Provincias.

El consejero murciano ha dicho que en este asunto "es mucho lo que ambas regiones se juegan", y ha apuntado que "si no se llega a un gran pacto, el problema del agua no va a tener solución".

Cerdá, que ha coincidido con el conseller valenciano en que hay que dejar primero el asunto en manos de los técnicos "y después que decidan los políticos", ha señalado que todos los agentes implicados deben ser "capaces de aprovecharlo".

Por su parte, García Antón ha apuntado que el Gobierno valenciano está dispuesto a alcanzar un pacto nacional en materia de agua, aunque ha matizado que no se puede dejar fuera "ni el Ebro ni el Júcar ni el Tajo ni ninguna parte de la solución".

El conseller, que ha reconocido que el PP "quizás no lo ha hecho todo bien" en este asunto y que, por tanto, habrá que trabajar sobre estos temas en Castilla-La Mancha y Aragón "para que en este tema sea todo mucho más fluido", se ha mostrado convencido de que llegar al consenso "es posible".

En ese sentido, ha dicho que el Consell va a ser "leal" y va a actuar como "locomotora del pacto".

El conseller, que ha dicho que el nuevo equipo del Ministerio de Medio Ambiente es "más tolerante que el anterior", ha insistido, en declaraciones a los periodistas, en que es "intolerable que se descarte ningún trasvase" y ha asegurado que si se excluye esta solución, el Gobierno valenciano "no estará en el pacto de ninguna manera".

En su intervención, García Antón ha criticado la política hidráulica del Gobierno central de los últimos años que, en su opinión, se ha caracterizado por "la ausencia total de políticas y la falta de rigor y planificación".

Frente a ello, ha defendido el esfuerzo que el Gobierno valenciano ha hecho en materia de depuración, reutilización y modernización de regadíos, pero ha dicho que este esfuerzo "no es suficiente" porque, tanto en la Comunitat como en la Región de Murcia, hay un déficit estructural hídrico.

Por ello, ha insistido en que el trasvase Tajo-Segura "no se toque de ninguna manera" y sea gestionado mejor, ha pedido que se liberalicen los bancos de agua y ha reclamado que las medidas para solucionar el déficit no acaben aquí.

Por su parte, Cerdá ha considerado que para resolver el déficit hídrico "hay que volver a la planificación y hay que hacer infraestructuras", no sólo en la Comunitat Valenciana y en Murcia, sino también en el norte de España, donde estos días se han producido inundaciones por las fuertes lluvias.

Más noticias de Política y Sociedad