Público
Público

El Congreso argentino opinará sobre el jefe del Banco Central

Reuters

La presidenta argentina, Cristina Fernández, pidió el martes al Congreso que concrete los trámites necesarios para poder opinar sobre el cese del presidente del Banco Central, afirmando que "urge" resolver la crisis desatada con el rebelde jefe de la autoridad monetaria.

Inmediatamente tras ese llamamiento, algunos legisladores dijeron que entre esta semana y la que viene darán su opinión sobre la continuidad del economista Martín Redrado al frente del Banco Central de Argentina, que es legalmente necesaria pero no vinculante para que Fernández concrete su destitución.

La crisis se disparó después de que Redrado resistiera una orden de la mandataria de traspasar reservas de la autoridad monetaria por 6.569 millones de dólares al Tesoro.

Tras esa resistencia, la peronista Fernández ordenó su destitución por decreto, pero la justicia restituyó a Redrado en el cargo y frenó el plan para el uso de reservas, a la espera de un pronunciamiento del Congreso.

El martes, en una rueda de prensa en la sede del Gobierno, Fernández dijo que "si el ex titular del Banco Central está atornillado a su sillón y dice que tenemos que consultar lo que dice la comisión (del Congreso), bueno, esta semana se podrá".

"Yo creo que lo que es primordial ahora es resolver la cuestión de la autoridad monetaria, me parece que esto urge", agregó.

El diputado Enrique Thomas, del peronismo disidente del Gobierno, dijo a Reuters que el pronunciamiento del Congreso para tratar el cese de Redrado "no puede demorarse mucho más de entre esta semana y la que viene".

"Yo le daría la oportunidad también a Redrado de escucharlo. Es muy importante darle la oportunidad a Redrado, al que se lo está acusando hasta de delincuente, de que tenga su derecho de defensa y de que se lo pueda escuchar", agregó.

La legislación argentina indica que un presidente debe escuchar la opinión del Congreso para destituir un presidente del Banco Central, aunque no debe acatarla necesariamente para ordenar su salida.

El Gobierno de Fernández acusó a Redrado de "mala conducta" e "incumplimiento de deberes".

Pero Fernández indicó que sólo en marzo, en sus sesiones ordinarias, el Poder Legislativo podrá tratar su orden de conformar un fondo con reservas de la autoridad monetaria que sería usado para pagar la deuda pública en 2010.

Ese fondo está en el centro de la disputa y llegó a afectar el valor de la deuda argentina en un momento en el que el Gobierno trabaja para lanzar un millonaria canje de deuda.

El Gobierno argentino prevé lanzar a fin de este mes o a inicios de febrero un canje de deuda impaga para tenedores de bonos en suspensión de pagos un 20.000 millones de dólares que no aceptaron la oferta para reestructurar deuda realizada en 2005.

La mandataria argentina dijo que la demora en la creación del fondo con reservas del Banco Central no afecta "en absoluto" el previsto canje de deuda.

"Nosotros estamos viendo que el mercado sigue visualizando lo del canje como una opción más que apetecible," señaló el ministro de Economía, Amado Boudou.

El canje pretende normalizar las relaciones del país con el mercado financiero en momentos en que enfrenta un deterioro del balance fiscal.

El superávit presupuestario primario de Argentina fue de 17.277,9 millones de pesos (4.455,9 millones de dólares) en 2009, lo que representa una caída del 47 por ciento ante lo obtenido en 2008.

Más noticias de Política y Sociedad