Público
Público

El Congreso convalida las medidas económicas de Zapatero

Reuters

El Congreso de los Diputados convalidó el lunes los dos decretos Ley aprobados recientemente por el Gobierno por los que se adoptan distintas medidas económicas y financieras para dotar de liquidez al sistema bancario y se amplía el aval de los depósitos de los ahorradores.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que detalló las medidas contenidas en ambos decretos, contó con un amplio respaldo parlamentario para sacar adelante la nueva normativa.

La primera de las normas, aprobada por 320 votos a favor, 4 en contra y 1 abstención, contempla la creación de un fondo de hasta 50.000 millones de euros para comprar activos a los bancos y eleva de 20.000 a 100.000 euros el aval del Fondo de Garantía por cuenta y entidad.

La segunda, aprobada con 321 síes y 4 abstenciones, permite que el Ejecutivo otorgue avales a las entidades financieras por un máximo de 100.000 millones de euros. Esta medida fue adoptada coordinadamente con la Unión Europea, que también acordó elevar el fondo de garantía de depósitos hasta 50.000 euros, que el Gobierno español amplió hasta 100.000 euros.

IU-ICV había anunciado su intención de votar en contra.

Zapatero, aseguró que, con estas medidas, el Ejecutivo no pretende "crear una banca pública permanente" ni "sustituir al mercado", sino superar la situación actual.

El jefe del Ejecutivo defendió unas medidas "coordinadas con Europa" y que también cuentan con el respaldo del ECOFIN, el Consejo Europeo y, según avanzó, del propio Banco Central Europeo.

A su vez, valoró la actitud "responsable" del Partido Popular al votar a favor de la convalidación de ambos decretos.

"Me parece de la máxima importancia que ahora todos sepamos actuar responsablemente transmitiendo un mensaje de confianza al conjunto de la sociedad española", afirmó Zapatero.

Por su parte, el líder del principal partido de la oposición exigió concreción en los mecanismos de supervisión, verificación y control, además de transparencia. Según Mariano Rajoy, el informe cuatrimestral de la gestión del Fondo aprobado resulta insuficiente.

El Partido Popular dijo que aceptó la propuesta del Gobierno "por responsabilidad" y "por el interés general de los españoles". Aún así, destacó que la crisis financiera, en su opinión, está disimulando una profunda crisis de la economía española contra la que los socialistas, consideró, "no actúan".

El resto de grupos exigió también más control parlamentario en la aplicación de los decretos, como CiU, que propuso la intervención del Banco de España.

IU-ICV, sin embargo, consideró que las medidas no establecen ninguna garantía y que el Parlamento pasa a convertirse en un "convidado de piedra".

CRITERIOS

Zapatero indicó que el fondo de hasta 50.000 millones de euros para comprar activos de máxima calidad a la banca española empezará a operar en noviembre y se regirá por los criterios de objetividad, rentabilidad, eficiencia y diversificación.

Con este fin, se ha aprobado hasta final de 2008 un gasto para esta partida de 10.000 millones, ampliable a 30.000 millones.

El presidente detalló que los activos adquiridos, mediante el procedimiento de subasta, incluyen cédulas hipotecarias y se primará la adquisición de activos de nuevo crédito, aquellos otorgados después del 7 de octubre de 2008.

Las adquisiciones se harán mediante compra en firme o con carácter temporal, éstas últimas denominadas repos (operaciones con pacto de recompra). Este aspecto es una novedad ya que originalmente no estaba prevista la operativa mediante repos. La operación estará supervisada por el ministerio de Economía y Hacienda con un comité gestor dirigido por el ministro de Economía, Pedro Solbes.

Sobre la ampliación de la garantía de los depósitos, Zapatero indicó que, en principio, no era necesaria pero que el Ejecutivo creyó conveniente reforzar la confianza de los depositantes ante la situación en otros países europeos.

Más noticias