Público
Público

Los conservadores obtienen 24 de los 30 escaños por Teherán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La corriente conservadora iraní ha acaparado 24 de los 30 escaños por Teherán en el Parlamento iraní o "Majlis", según los resultados parciales de las elecciones del pasado viernes, anunciados hoy por la agencia Fars.

De este modo, los tradicionalistas iraníes confirman su control del Parlamento, compuesto por 290 escaños y que será el octavo en Irán desde el triunfo de la Revolución Islámica chií que derrocó a la monarquía del sha Mohamed Reza Pahlevi en el año 1979.

Según Fars, otros 12 candidatos, algunos de ellos reformistas, tendrán que recurrir a una segunda vuelta que se celebrará en abril para decidir los seis escaños restantes por Teherán.

La agencia IRNA anunció anoche que los resultados de las elecciones en el resto de las ciudades del país, que el Ministerio de Interior había dado en los pasados días, eran los finales.

Según esos resultados, la corriente tradicionalista obtuvo 113 de los 290 escaños de la cámara, al menos 70 de ellos partidarios directos del presidente iraní, el ultraconservador Mahmud Ahmadineyad.

Los reformistas, que concurrieron a los comicios bajo dos listas diferentes, como también hicieron los conservadores, han conseguido unos 30 escaños, mientras que otros cinco los ocupan representantes de las comunidades minoritarias -judíos, cristianos armenios y caldeos.

Los responsables de la comisión electoral han anunciado que al menos 46 candidatos de distintas tendencias tendrán que concurrir a la segunda vuelta en las diferentes ciudades del país, además de los 12 de Teherán.

El resto de los 290 escaños del Parlamento los ocupan figuras independientes, cuya orientación política se desconoce de momento, aunque todos apoyan los principios de la República Islámica.

La comisión electoral cifra en 65 por ciento el porcentaje de la participación en los comicios, de los 43 millones de iraníes con derecho a voto, lo que las principales autoridades del país interpretan como un apoyo del pueblo al régimen islámico y al "derecho" de Irán de tener acceso a la tecnología nuclear.

Esta cifra significa un aumento de un 14 por ciento más que la registrada en las elecciones de 2004 y en la que los reformistas han perdido el control del Parlamento.