Público
Público

El Constitucional anula las candidaturas de D3M y Askatasuna

Reuters

El Tribunal Constitucional decidió rechazar los recursos de amparo presentados por Democracia 3 Millones y Askatasuna contra la anulación de sus candidaturas para concurrir a las elecciones vascas del próximo 1 de marzo, según dos sentencias conocidas a medianoche.

La decisión del Constitucional conlleva la celebración los primeros comicios sin la presencia de la izquierda 'abertzale' en las urnas, ya que si bien la Justicia anuló otras candidaturas en elecciones pasadas, otras "listas blancas" como ANV o PCTV lograron representación en las instituciones.

El Supremo impugnó el domingo las listas de ambas formaciones por considerarlas sucesoras de la ilegalizada Batasuna tras las demandas presentadas por la Abogacía del Estado y el Ministerio Fiscal a petición del Gobierno.

"La sentencia recurrida es fruto de un proceso judicial en el que (...) se ha acreditado de forma efectiva voluntad de defraudar pronunciamientos judiciales firmes mediante la instrumentalización de determinadas candidaturas electorales al servicio de partidos políticos ilegalizados", dijo el Constitucional en su sentencia sobre D3M.

Además, la Sala primera del Constitucional determinó que ETA-Batasuna está detrás de la gestación de las candidaturas electorales de Askatasuna y que este partido es "simplemente el instrumento fraudulento empleado para dar continuidad a la actividad de partidos ilegalizados".

Los tribunales han establecido por tanto que ETA crea una estrategia de "doble vía": presentar una candidatura con vínculos evidentes con partidos ilegalizados cuyo fin último es la ilegalización y otra "cuyos candidatos carecen en general de vinculaciones subjetivas directas con los partidos políticos ilegalizados" para desviar la atención y eludir el control judicial.

La sentencia del Supremo alegó que los promotores de Askatasuna tienen vínculos con partidos ilegalizados y hasta fueron interventores o apoderados de los mismos en 2001, la similitud de los estatutos del partido con los de Euskal Herritarrok y Batasuna y las conexiones entre Askatasuna y las agrupaciones electorales D3M.

Asimismo, de los 84 candidatos que integran las listas de D3M, 82 han tenido vínculos "estrechos y recientes con formaciones ilegalizadas" y que sus miembros han estado en actos públicos de Batasuna.

La campaña electoral arrancó en el País Vasco en la medianoche del 12 de febrero, justo cuando vencía el plazo para que el Constitucional se pronunciara.

Este proceso se suma al penal abierto por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, que ha imputado a 13 personas relacionadas con D3M y Askatasuna por un presunto delito de pertenencia a ETA.

Más noticias de Política y Sociedad