Público
Público

Constructoras e inmobiliarias se dejan un 39 por ciento de su valor en bolsa hasta mayo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El valor de las constructoras e inmobiliarias que cotizan en la Bolsa española ha experimentado una caída media del 39 % en lo que va de año, consecuencia de la crisis de deuda soberana que castiga a la economía española, las dificultades crediticias y su elevado endeudamiento.

Desde Intermoney, Antonio Pausa, considera que, en términos generales, el sector constructor, al igual que los demás, se encuentra muy afectado por el ascenso de la prima de riesgo, que el viernes marcó un nuevo máximo con 543 puntos básicos.

Adicionalmente, las constructoras están siendo penalizadas en bolsa por su alto apalancamiento, que a cierre del primer trimestre se situaba en 44.865,5 millones, y por la debilidad de la demanda doméstica a pesar de los esfuerzos de estas compañías por compensarla con su negocio internacional.

Desde Renta 4 explican que la cotización del sector constructor e inmobiliario refleja la incertidumbre sobre su situación financiera y su generación de caja, y subrayan que las tensiones del mercado de deuda dificultan y encarecen la financiación de estas empresas.

En un mercado como el actual, señalan, la caída de todos los valores tiene un denominador común: España.

Según los datos del mercado a cierre del 31 de mayo, en los cinco primeros meses del año las constructoras cotizadas han perdido de media un 38,73 % de su valor.

La mayor bajada la ha experimentado Sacyr, que se ha dejado un 67,53 % llegando a alcanzar su valor mínimo desde 1993 por los cambios directivos en la compañía, su vinculación con Repsol y las desinversiones de su expresidente, Luis del Rivero.

Por detrás se sitúa FCC, que ha reducido casi a la mitad, -48,9 %, su cotización, que se ha visto lastrada por las refinanciaciones pendientes y por su vinculación al negocio en España, indican los analistas.

El valor de ACS se ha desplomado un 39,83 % hasta los 13,42 euros, afectado por la caída del valor de las acciones de Iberdrola, donde a pesar de las desinversiones sigue siendo su máximo accionista.

El valor bursátil de Acciona ha caído un 36,88 %, hasta los 42,45 euros, el de OHL lo ha hecho un 22,17 % y el de Ferrovial un 17,12 %. Estas dos últimas, con una tendencia más positiva gracias a sus negocios internacionales de concesiones.

Con estos datos, el valor bursátil de estas compañías se mantiene lejos de los máximos que alcanzaban en 2007, en pleno "boom" del sector.

Las inmobiliarias cotizadas también bajaron de media un 38,74 %, siendo Metrovacesa la que más se ha depreciado, un 64,4 %.

El valor de Reyal Urbis cayó el 54,2 %, descenso superior al experimentado por Realia, 49,8 %, por Colonial, el 48,5 %, o por Urbas, el 43,5 % menos.

En el caso de Quabit, antigua Afirma/Astroc, su valor ha caído hasta mayo un 38,3 %, mientras que el de Renta Corporación lo ha hecho un 37,6 % y el de San José el 17,9 % menos.

La única inmobiliaria cuyo valor subió en los cinco primeros meses del año fue Testa, la filial de alquiler inmobiliario del grupo Sacyr Vallehermoso, que se revalorizó un 1,6 %.