Público
Público

Continúa la evaluación de daños y empiezan a tramitarse cientos de reclamaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los municipios vascos afectados por el temporal que azotó ayer la costa cantábrica continúan hoy la evaluación de los numerosos daños ocasionados por el fuerte oleaje, mientras que cientos de personas han comenzado a reclamar las indemnizaciones por los desperfectos sufridos en sus bienes.

San Sebastián, una de las localidades que ha sufrido mayores destrozos de la costa vasca, continúa con el recuento de los desperfectos que, según ha asegurado el alcalde donostiarra, Odón Elorza, todavía son difíciles de cuantificar.

Además de un gran socavón en la escollera del Paseo Nuevo, que bordea el monte Urgull, se han registrado importantes daños en numerosos puntos de la franja litoral de la ciudad, en el mobiliario urbano, así como en locales, bajos, garajes o coches, además del hundimiento de medio centenar de pequeñas embarcaciones en el muelle.

Elorza ha explicado que los equipos técnicos examinan hoy con detalle los destrozos producidos y los servicios de limpieza trabajan para restablecer la normalidad en las calles de la ciudad.

El consistorio ha dispuesto dos puntos de información para que los afectados puedan presentar solicitudes de indemnización en el vestíbulo del Ayuntamiento y en las dependencias de la Guardia Municipal, a las que ya han acudido cientos de personas para tramitar sus reclamaciones a través del Consorcio de Compensación de Seguros.

El alcalde también ha anunciado que el Ayuntamiento costeará la reparación del socavón del Paseo Nuevo y que, para agilizar al máximo estas obras, ha solicitado al departamento de Costas del Ministerio de Medio Ambiente que se encargue de contratar un proyecto y acometa "con celeridad" las actuaciones para arreglar los desperfectos del paseo marítimo.

Muchos locales inundados no han podido hoy abrir sus puertas, como es el caso del mercado de La Brecha de San Sebastián, que permanece cerrado al público pese a que esta mañana han terminado las labores de achique de agua en las plantas inferiores, aunque en los locales del exterior ya se ha empezado a trabajar.

Una pareja de vecinos de la calle donostiarra de Soraluze, en la que ayer varios vehículos fueron arrastrados por el golpe de mar y quedaron amontonados, han tenido que pasar la noche en el domicilio de unos familiares, ya que su vivienda quedó totalmente anegada de agua, informaron a Efe fuentes municipales.

Estos afectados seguirán viviendo con sus allegados unos días y, en caso de que su casa no esté reparada, se trasladarán provisionalmente a un piso de emergencia municipal.

El temporal causó también cuantiosos desperfectos en varios puertos de Guipúzcoa y Vizcaya, sobre todo en los de Bermeo y Ondarroa, que sufrieron daños en sus estructuras de abrigo y mobiliario náutico y urbano, ha informado el Gobierno Vasco.

En Ondarroa, las olas saltaron por encima del dique y arrasaron la cubierta del edificio de los carros varaderos y aún sigue sin suministro eléctrico la zona del puerto más próxima a este punto.

En Bermeo han desaparecido los restos de espaldón del último tramo de esta infraestructura de abrigo y de parte del pretil del dique de la zona anterior, aunque también hay daños parciales en pantalanes, amarres y servicios de iluminación, además de varias embarcaciones hundidas.

En otras localidades guipuzcoanas como Zarautz también han empezado a limpiar y tratar de reparar los daños por el oleaje que afectó a la mayoría de los locales del malecón, y en los puertos de Zumaia y Orio tendrán que reparar el pavimento y sus diques de protección.