Público
Público

Controles policiales antiterroristas vigilan las carreteras ante las elecciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La proximidad de las elecciones generales del 9 de marzo ha hecho que se disparen todas las señales de alarma, y ya se han puesto en marcha distintos dispositivos policiales antiterroristas para evitar un posible atentado.

El pasado lunes, el Ministerio del Interior activó la fase operativa del nivel 3 de alerta antiterrorista -el máximo previsto-, lo que supone el blindaje absoluto de las llamadas "infraestructuras críticas", en previsión de atentados de aquí a las elecciones del próximo domingo.

Este nivel, que estará en marcha hasta la mañana del lunes 10 de marzo, es el mismo que se activa ante la celebración de cumbres internacionales o ante la visita de importantes mandatarios extranjeros.

Entre las medidas de seguridad adoptadas están los controles de carreteras que llevan a cabo los miembros de la Unidad de Intervención de la Policía Nacional, que vigilan el tránsito de viajeros en busca de posibles terroristas.

Con este objetivo partía, a las 00:15 horas de la madrugada de hoy, un dispositivo formado por 28 miembros de la Unidad de Intervención de la Policía Nacional con destino a distintas carreteras de entrada a Madrid.

Kilómetro 20 de la carretera de Extremadura (A-5). Catorce policías nacionales participan en este control, que apenas tarda 53 segundos en montarse, en el que se corta el tráfico y los coches se ven obligados a circular a muy poca velocidad e incluso a parar.

Un agente de la brigada de intervención y dos expertos en terrorismo observan, uno por uno, los vehículos que pasan por este punto. Si algo les hace sospechar, lo apartan a un lado, solicitan la documentación a todos los pasajeros y les piden que abran el maletero, mientras que un agente armado observa meticulosamente los gestos y movimientos de todos.

Un policía que participa en este operativo explica cómo la formación e intuición son fundamentales a la hora de desarrollar correctamente este trabajo. "Los que participan en estos controles tienen mucha experiencia y saben a quién parar y a quién no". "Saben interpretar los gestos de los pasajeros".

Los ciudadanos, en general, muestran buena disposición a colaborar y obedecen, algo nerviosos, las órdenes de los agentes.

El policía asegura que estos controles están dando buenos resultados y que, al verlos, los ciudadanos son conscientes de que las Fuerzas de Seguridad están trabajando para evitar una acción terrorista.

"La suerte también es importante, pero está claro que si no hay trabajo, no hay suerte", afirma el policía, que explica que los controles son completamente aleatorios.

Estos se establecen en una zona que no pueda divisarse desde muy lejos para que ningún vehículo pueda desviarse y evitar así el control, pero también se tiene en cuenta la seguridad de los propios viajeros, y que tengan tiempo suficiente para frenar el coche.

Unos 30 minutos después de establecer el control, los agentes lo dan por concluido y permiten circular con normalidad a los coches.

Desde allí se dirigen a la carretera de Valencia (A-3), donde cortan el tráfico a la altura del kilómetro 12 y... otra vez vuelta a empezar.