Público
Público

Córdoba reinventa Medina Azahara

El nuevo centro hará más atractivas las ruinas omeyas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una exposición sobre los trabajos realizados en relación con la antigua ciudad palatina omeya de Medina Azahara hasta 1936, que inauguró ayer en el Museo de Bellas Artes de Córdoba la consejera de Cultura de la Junta, Rosa Torres, abrió los actos de la inauguración de la Sede de Medina Azahara, cuya celebración central tendrá lugar el viernes.

Se trata de un edificio que servirá para interpretar la fundación, historia y desaparición de esta antigua ciudad palaciega construida al pie de Sierra Morena. Se encuentra a unos seis kilómetros de la capital cordobesa y fue ordenada construir por el califa Abderramán III en pleno apogeo de Al Andalus en honor de su favorita, la princesa Azahara, según cuenta la leyenda.

El nuevo edificio cuenta con 7.000 metros cuadrados que los arquitectos Fuensanta Nieto y Enrique Sobejano han construido mayoritariamente soterrado, en un guiño al trabajo de los arqueólogos que aún tienen que desentrañar. La inversión que la Junta de Andalucía ha realizado para sacar adelante este proyecto, que llega con cuatro años de retraso, es de 22,6 millones de euros. 'No existe ninguna Administración, al menos en España y me atrevería a decir que en Europa, que haya realizado una inversión así para la recuperación de un bien', aseguró Torres en una reciente reunión informal con periodistas.

El edificio, dominado por el hormigón blanco y el acero, establece un paralelismo con los colores de las construcciones califales: el blanco y el rojo almagra y busca el respeto al conjunto arquitectónico 'en una zona donde se ha comprobado que no quedan restos arqueológicos'.

En su interior, sin embargo, da cabida a 163 piezas originales 'procedentes de los fondos del yacimiento, todas ellas de extraordinaria calidad y en ocasiones únicas', que sirven para hacer un recorrido por la vida de esta ciudad califal que brilló en Al Andalus entre los años 936 y 1013, sus orígenes, sus artífices e historia, sus materiales, la relación que tuvo con su entorno en la capital de Al Andalus, Qurtuba, y con Oriente. Además, protagonizan la exposición los habitantes de Medina Azahara, el agua, elemento esencial en la arquitectura de la época en donde destaca la pieza del cervatillo, cuya función era surtir agua; la vida del califa y el príncipe heredero y la destrucción y posterior recuperación de los restos.

El edificio está plenamente integrado con el yacimiento arqueológico y su visita dura unos 55 minutos. Dispone además de servicios como biblioteca de consulta técnica y científica, el aula didáctica, el área de conservación e investigación, la zona de reserva de piezas y los talleres de restauración. Según la consejera, 'un espacio de interpretación donde las nuevas tecnologías se dan la mano con piezas originales de la época'.

Para que nadie olvide la función del yacimiento omeya, unos autobuses facilitarán la llegada al mismo tras la visita del centro de interpretación. El edificio tendrá la entrada gratuita los primeros 45 días, y su inauguración incluye un programa de actividades culturales, que incluye exposiciones, películas, conciertos... presidido por la reina Sofía. Todo ello para profundizar en la importancia cultural de este yacimiento, uno de los más importantes de Europa, y reducir la cifra del 68% de cordobeses que no ha visitado el lugar.

 

 

Más noticias en Política y Sociedad