Público
Público

Corea del Norte comienza a desactivar su poder nuclear

Empieza el proceso para inhabilitar las tres principales instalaciones de Yongbyon, el mayor complejo nuclear del país, un paso clave en el camino hacia la desnuclearización total de la península coreana.

EFE

Corea del Norte inició hoy el proceso para inhabilitar las tres principales instalaciones de Yongbyon, el mayor complejo nuclear del país, un paso clave en el camino hacia la desnuclearización total de la península coreana.

Según la agencia surcoreana Yonhap, el objetivo de la nueva fase es inhabilitar una planta de producción de combustible nuclear, otra de reciclado y un reactor de 5 megavatios, así como extraer las 8.000 barras de plutonio almacenadas en las instalaciones, similares a las usadas en la primera prueba nuclear de Pyongyang, en octubre de 2006.

De esta forma se cumpliría con lo acordado el pasado 3 de octubre en Pekín durante las negociaciones a seis bandas que mantienen las dos Coreas, Estados Unidos, China, Japón y Rusia.

De cumplirse el calendario oficial, la inhabilitación debería terminar a final de año y dar paso a la etapa de desmantelamiento, un proceso que haría "irreversible" la inutilización de las instalaciones, como explicó el negociador estadounidense Christopher Hill este sábado.

Abandonar el eje del mal 

No obstante, Pyongyang condicionará la siguiente fase del proceso, la de desmantelamiento, a su salida de la lista de países patrocinadores del terrorismo de Estados Unidos, según varios analistas surcoreanos.

El final de la inhabilitación debería coincidir además con la entrega por parte de Corea del Norte de un listado exhaustivo de todo su programa nuclear.

Tras la extracción del plutonio, un proceso que podría prolongarse hasta seis semanas, las barras de combustible se guardarán de forma temporal mientras se decide qué hacer con ellas, informó Yonhap.

El debate sobre su destino final no tendrá lugar hasta la fase definitiva de la desnuclearización, en la que se decidirá asimismo el destino de las armas nucleares y el plutonio con el que cuenta Corea del Norte.

Colaboración con Washington 

Esta fase de inhabilitación está dirigida por un equipo de técnicos de Estados Unidos que llegó la semana pasada a Pyongyang y que ayer se desplazó a Yongbyon, a unos 90 kilómetros de la capital norcoreana.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Corea del Sur, Song Min-soon, tiene previsto reunirse este miércoles en Washington con la secretaria de Estados de EEUU, Condoleezza Rice, para abordar la situación actual del proceso de desnuclearización de la península e intentar avanzar los siguientes movimientos.

El ministro destacó ayer antes de partir hacia Estados Unidos que el deseo de todos los países que participan en las negociaciones a seis bandas es que la inhabilitación de las instalaciones norcoreanas se lleve a cabo "sin sobresaltos".

Futuro tratado de paz 

Además, Song Min-soon apuntó que este encuentro servirá también para perfilar las fórmulas sobre las que se avanzará en un futuro tratado de paz que cierre la guerra de Corea  que se cerró únicamente con la firma de un armisticio en 1953.

No obstante, varios medios de comunicación surcoreanos han dudado de que se puedan obtener resultados tangibles de este encuentro.

Por un lado, parece improbable que se pueda celebrar antes de fin de año una reunión de ministros de Exteriores de los seis países involucrados en el proceso de desnuclearización.

Así lo señaló este fin de semana el máximo negociador surcoreano en el diálogo nuclear, Chun Yung-woo, al indicar que aún no está fijada la fecha de la reunión de ministros de los países miembros del diálogo nuclear.

Por otro, porque tampoco parece viable antes de 2008 una reunión entre las dos Coreas y sus respectivos aliados durante la guerra, China y Estados Unidos, para debatir el tratado de paz en la península.

La celebración de este encuentro está ligada al éxito de la fase de inhabilitación y de que Corea del Norte declare su programa nuclear.