Público
Público

Correa denuncia una estrategia para colocar un títere en Ecuador favorable al Plan Colombia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, denunció hoy en Lima que el ataque militar colombiano a un campamento guerrillero instalado en su país es una estrategia para desestabilizar a su gobierno y colocar "a otro títere que se preste al Plan Colombia".

Correa hizo estas declaraciones en una rueda de prensa poco después de llegar a la capital peruana, donde se reunirá hoy con el presidente peruano, Alan García, para explicarle las razones que le llevaron el lunes a romper relaciones diplomáticas con Colombia.

Tras calificar de "infamia inadmisible" el anuncio realizado por las autoridades colombianas en el sentido de que Ecuador tenía acuerdos políticos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el líder ecuatoriano habló de "patraña" y dijo que no se trata de un problema bilateral, sino regional.

"Mi patria ha sido agredida, no hay argumentos que lo justifiquen", aseveró Correa, al afirmar que esto "sería causa de guerra".

"La actitud del presidente (colombiano, Álvaro) Uribe está creando un peligro para toda la región y precedentes intolerables. Son atentados a la carta de la OEA (Organización de Estados Americanos) y al derecho internacional", denunció.

Correa aprovechó su intervención ante la prensa en Lima para dar su versión de cómo se desarrollaron los hechos desde el pasado sábado, cuando el Ejército de Colombia acabó con la vida de 21 guerrilleros de las FARC que estaban en un campamento en Ecuador, entre ellos el número dos de la organización y portavoz internacional, Luis Edgar Devia, "Raúl Reyes".

"El sábado se me informa de parte del presidente Uribe que ha habido un choque entre el Ejército y las FARC en territorio ecuatoriano, que las FARC habían cruzado la frontera, que fueron perseguidos, que hubo 17 muertos de las FARC, entre ellos el de Raúl Reyes", relató.

"Esto era suficientemente grave", agregó, al explicar que "conociendo el comportamiento del presidente Uribe" decidió investigar lo sucedido y se encontró con que "se trataba de un campamento de las FARC en territorio ecuatoriano, a dos kilómetros de la frontera, que había sido bombardeado mientras dormían".

"Esto fue un atentado a nuestra soberanía, totalmente planificado de la forma más cínica", opinó.

"Hasta entonces los voceros colombianos dijeron que había sido un acto de legítima defensa. Luego sacan un nuevo argumento, dicen que el gobierno ecuatoriano había tenido un pacto con las FARC, una infamia que me llevó a romper relaciones con Colombia", explicó al aclarar las razones que le llevaron a tomar esa decisión.

Según Correa, "estamos viviendo prácticas que creíamos superadas en América Latina", al hacer alusión al "aparato propagandista del Gobierno colombiano".

"¿Qué buscan? ¿estabilizar un gobierno? ¿poner fin al gobierno ecuatoriano?, se preguntó el mandatario, antes de responderse a sí mismo: "la estrategia es desestabilizar al gobierno ecuatoriano para poner a otro títere en Ecuador que se preste al Plan Colombia".

El Plan Colombia, dirigido a acabar con el narcotráfico y el terrorismo en ese país, cuenta con el apoyo de Estados Unidos, que desde el año 2000 ha aportado más de 3.500 millones de dólares para ese fin.

Correa hizo un llamamiento a la comunidad internacional "a cerrar filas, no alrededor de Ecuador, sino alrededor del principio, de la ética y del respeto que deben guardar las relaciones internacionales al menos en una región de paz como es América Latina", concluyó.