Público
Público

La Corte Suprema de California confirma la prohibición de las bodas gays

Las uniones que se formalizaron durante los meses en que fueron legales podrán mantener su estatus

EFE

La Corte Suprema de California ha confirmado la prohibición de las bodas entre personas del mismo sexo, aunque las uniones que se formalizaron durante los meses en que fueron legales podrán mantener su estatus.

Los magistrados del tribunal dieron el visto bueno a la polémica Proposición 8, una iniciativa popular aprobada en referéndum que define el matrimonio como un enlace solo posible entre un hombre y una mujer.

Esa propuesta, que salió adelante en los comicios de noviembre con el voto del 52% de los electores y entró en vigor de forma inmediata, contravino la decisión previa de la misma Corte Suprema que autorizó las bodas gays en California en mayo de 2008.

El máximo tribunal del estado consideró entonces discriminatorio de acuerdo a la ley la negación del derecho al matrimonio de las personas del mismo sexo. Un mes después de aquella histórica sentencia se empezaron a tramitar licencias de boda para homosexuales.

Entre junio y noviembre se casaron en California 18.000 parejas gays, cuya situación legal quedó en entredicho con la aprobación de la Proposición 8.

Hoy la Corte reafirmó la legalidad de aquellos enlaces, si bien supuso un jarro de agua fría a las aspiraciones de las organizaciones pro derechos de los gays y las lesbianas.

La negativa judicial no supondrá, sin embargo, el fin de la batalla legal por la normalización de los matrimonios entre personas del mismo sexo en California.

Los partidarios de las bodas gays ya anunciaron que estudiarán someter nuevamente a votación popular en un plebiscito el derecho de los homosexuales a casarse en este estado.

La reivindicación sobre las bodas gays en California comenzó en San Francisco en 2004, cuando la ciudad comenzó a permitir estos enlaces en contra de lo recogido en las leyes estatales.

Más noticias de Política y Sociedad