Público
Público

Cosmonautas rusos concluyen segunda caminata en torno a la Estación Espacial Internacional

EFE

Los cosmonautas rusos Serguéi Volkov y Oleg Kononenko completaron hoy una segunda caminata en torno a la Estación Espacial Internacional (EEI).

"Han concluido con éxito todas las tareas del día", señaló la transmisión televisiva de la actividad extravehicular, minutos antes de que los cosmonautas cerraran las escotillas de la nave Soyuz a las 23.04 GMT del miércoles tras casi seis horas de trabajo.

"Todos en tierra están muy felices con el trabajo hecho, todo ha sido muy profesional", añadió.

Durante la incursión en el vacío espacial, a casi 400 kilómetros de la superficie terrestre, Volkov y Kononenko instalaron nuevos equipos en el casco del segmento ruso de la plataforma y recogieron un experimento científico.

También continuaron la instalación de un sistema de acoplamiento en el módulo de servicio Zvezda para recibir una nave de experimentación científica el próximo año y reubicaron una antena, además de otras tareas, señaló la retransmisión por televisión de la actividad extravehicular hecha por la NASA.

La instalación del sistema de acoplamiento quedó pendiente de la caminata espacial que los dos cosmonautas efectuaron el jueves pasado para retirar uno de los pernos explosivos del mecanismo de descenso de la nave Soyuz, adosada a la plataforma orbital.

El fallo de ese perno explosivo, que será llevado a Tierra para ser examinado por los expertos, provocó un problema en el módulo de separación en el regreso de la Soyuz a Tierra en abril de este año y el año pasado.

En el caso de abril la nave cayó a unos 400 kilómetros del lugar previsto y sus tripulantes estuvieron a punto de morir.

El plan de trabajo de la caminata incluyó también la instalación de un aparato llamado Vsplesk, que se utilizará en un experimento relacionado con la predicción de temblores de tierra, y de una plataforma que permitirá fijar los pies de los cosmonautas, para que tengan las manos libres.

Y tal como ocurrió la semana pasada, los cosmonautas rusos contaron con la ayuda del astronauta estadounidense, el tercer ocupante de la EEI, quien se mantuvo vigilante en el interior de la Soyuz y listo para intervenir en caso de emergencia.

Más noticias de Política y Sociedad