Público
Público

Cospedal asegura que la ayuda no supone una intervención, sino una muestra de credibilidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha negado hoy que la ayuda de la UE al sistema financiero español suponga "en ningún caso" una "intervención" en la soberanía y ha recalcado que demuestra que España ha recuperado en cinco meses la credibilidad que perdió con el PSOE.

De Cospedal ha comparecido en rueda de prensa tras el Comité de Dirección del PP que ha analizado el acuerdo alcanzado por el Eurogrupo -un "paso de gigante" ha dicho- y por el que España obtiene una línea de crédito de cien mil millones de euros para sanear el sistema financiero.

Ha felicitado al Ejecutivo y, "muy particularmente", a Rajoy porque las negociaciones, ha dicho, han sido "muy arduas" y "muy difíciles". "Se pierde con mucha facilidad la confianza pero cuesta mucho recuperarla", ha argumentado antes de recalcar que España está "funcionando como lo que es, un gran país y la cuarta economía europea".

Ha cifrado en un 30 por ciento el porcentaje del sistema financiero que recurrirá al FROB para acceder a ese crédito y ha dirigido un mensaje a los bancos para que,"después del enorme esfuerzo" de los españoles y del Gobierno para recuperar la credibilidad de España y conseguir ese acuerdo, hagan que fluya el crédito lo más rápidamente posible a empresas, autónomos y familias.

De Cospedal ha rechazado rotundamente que la ayuda conseguida suponga "una intervención" en la gestión de la economía española aunque ha reconocido un "seguimiento" por parte de las instituciones europeas a las entidades financieras, que considera "lógico y normal", para saber en qué gastan ese dinero.

En ese sentido, ha negado que el control de la UE vaya en contra de "la soberanía española ni, desde luego, de la soberanía económica y política del Gobierno de España".

Sin embargo, ha añadido que tanto el Ejecutivo de Mariano Rajoy como el resto de administraciones son "muy conscientes" de que España ya era "objeto de un seguimiento especial" por parte de las instituciones de la UE para "saber si era capaz de cumplir el objetivo del déficit público".

Ha insistido en que las comunidades autónomas están "implicadas" en la consecución del objetivo de déficit. "Ya lo estábamos y tenemos el firme propósito de hacerlo", ha dicho la también presidenta de Castilla-La Mancha en relación al compromiso de las autonomías con el cumplimiento del déficit.

Ha explicado que el PP se enteró de la petición que iba a realizar España al Eurogrupo "en tiempos parecidos, prácticamente los mismos" a los del PSOE, y que ella misma habló en varias ocasiones con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y trasladó después la conversación al Comité de Dirección del partido.

Ha respondido asimismo a las palabras del líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, en las que aseguró que la ayuda de la UE era una mala noticia para España.

"Lo único que tengo que decir", ha subrayado, es que si el Gobierno del PSOE al que perteneció Rubalcaba "hubiera hecho las reformas que necesitaba el sistema financiero, no estaríamos ahora como estamos".

Preguntada por si el presidente del Gobierno comparecerá en el Congreso para explicar lo sucedido, De Cospedal ha recordado la rueda de prensa que ofreció ayer, y ha dicho que acudirá a la Cámara Baja después de la Cumbre de la UE de los próximos 28 y 29 de junio.

Será entonces, ha argumentado, cuando tenga a su disposición todos los datos sobre el dinero que finalmente pedirán los bancos españoles y el mecanismo para su obtención, así como de qué fondo comunitario procederá el crédito.

De Cospedal ha hecho hincapié en que el acuerdo ha sido posible "gracias" a que el Gobierno del PP "ha hecho durante estos cinco meses la agenda de reformas" que necesitaba España y que ha calificado de "ambiciosa, realista y veraz".

De Cospedal ha defendido el sistema financiero español: tiene grandes entidades y muy sólidas, capaces de aguantar la situación actual y de seguir funcionando con una gran dosis de eficacia en el futuro".

En relación a Bankia, ha señalado que "no se puede" pedir al Gobierno que controlara a los bancos antes de tomar posesión y ha agregado que "todos sabemos" que la situación de esta entidad "venia de antes".