Público
Público

Crece la inquietud en Alemania respecto a las inmunizaciones

El Gobierno ha tenido que aclarar que usará las mismas vacunas que la población

GUILLEM SANS MORA

La canciller alemana, Angela Merkel, consultará a su médico de cabecera para decidir si se vacuna contra la gripe A. En caso afirmativo, recurrirá a la vacuna Pandemrix, del fabricante británico Glaxo-SmithKline.

Esta aclaración, ofrecida ayer por el portavoz del Gobierno, Ulrich Wilhelm, era necesaria por el revuelo que causó la noticia de que Merkel y sus ministros, además de militares y altos funcionarios, iban a recibir una vacuna distinta del resto de la población, llamada en este caso Celvapan, del fabricante estadounidense Baxter.

La diferencia entre las dos vacunas es que Pandemrix contiene inmunoestimuladores que pueden alterar los efectos secundarios.

"Es muy difícil decir cuál es exactamente la diferencia entre las dos vacunas en cuanto a los efectos secundarios, porque ambas se han probado poco.

Ninguna de los dos está suficientemente estudiada", señaló a Público la profesora Regine Heilbronn, del Instituto de Virología del hospital berlinés de la Charité.

"Para la vacuna contra la gripe estacional se usa sólo una parte superficial del virus y tiene muy pocos efectos secundarios. Para la nueva gripe, en cambio, se usa el virus completo, inactivo por supuesto, y en algunos casos se refuerza con inmunoestimuladores, que en años pasados se han usado para la gripe estacional sin que a nadie le llamaran la atención", señaló la experta.

Vacunas específicas

El portavoz del Gobierno explicó que en octubre el Gobierno encargó a Baxter vacunas "para miembros de gabinetes de crisis", órganos que a menudo encabezan los ministros.

Se trataba, pues, de un pedido especial que hubo que hacer antes de que se decidiera qué vacuna usaría Alemania para la población.

Pero el mal ya estaba hecho. Los alemanes tienen ahora pocas ganas de vacunarse en la campaña que empieza el próximo lunes.

Más noticias de Política y Sociedad