Público
Público

Crecen los recelos sindicales ante la negociación social

El acuerdo con CEOE es papel mojado con 2,2 millones de trabajadores afectados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las bases para reanudar el Diálogo Social se han escrito, por el momento, en papel mojado. Los sindicatos han vuelto a pedir a la patronal en una misiva que llame a capítulo a las confederaciones que siguen sin resolver los conflictos de incumplimiento de convenios colectivos dentro de lo pactado para el año 2009. Básicamente los sectores rebeldes son los de la construcción, el metal y la madera. Casi 1,2 millones de trabajadores aún no tienen la revisión salarial pactada para este año (frente a los casi 1,5 millones de octubre) y otro millón no ha cerrado el acuerdo de 2009, (cuando hace un mes eran 1,8 millones de trabajadores).

Hace una semana que CEOE y Cepyme firmaron un pacto con los sindicatos para desbloquear los convenios colectivos de 2009, lo que se consideró clave para reconstruir el Diálogo Social. Sin embargo, el proceso sigue en la práctica con los conflictos más graves enquistados aunque varios menores se han cerrado.

Las organizaciones sindicales advirtieron en la firma, el 18 de noviembre, de la necesidad de ver resultados en un plazo de entre 'quince días y un mes'. La patronal, por su parte, no quiso entrar en el juego de los plazos al entender que el propio acuerdo ya era una declaración de buena voluntad. Sin embargo, ocho días después de sellar el pacto, 50 convenios siguen en el aire, siendo la patronal andaluza la más beligerante.

CCOO y UGT insisten en recordar que si los convenios de 2009 no se desbloquean no hay ninguna posibilidad de sentarse en la negociación tripartita. Pero, además, aunque este acuerdo llegara finalmente a la práctica de forma satisfactoria, las centrales sindicales aún necesitan otra prueba de buena voluntad para sentarse a negociar: cerrar el acuerdo-marco de negociación colectiva para los próximos tres años. Esta fue la condición que los dos sindicatos pusieron en julio después de la ruptura del Diálogo Social.

Además, en este ambiente de tensión y dudas, arrecian las peticiones de reforma laboral, algo que incomoda a los principales sindicatos, CCOO y UGT. Al hilo de la llamada del gobernador del Banco de España y del presidente del Banco Central Europeo de acometer una reforma laboral , los sindicatos mostraron su contrariedad porque los cambios se relacionen siempre con el recorte de derechos y no están abiertos a sentarse a negociar estas propuestas.

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, apuntó a que para 'recuperar el Diálogo Social hay que buscar espacios intermedios, que faciliten la negociación'.

Con todo, al ritmo que está avanzando el proceso, parece poco probable que sindicatos y patronal se sienten a hablar del acuerdo plurianual antes de enero, según fuentes sindicales. Sin embargo, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, ha pronosticado, insistentemente, en los últimos días que ya en enero se podría iniciar el diálogo tripartito, un calendario que choca frontalmente con las expectativas de los sindicalistas. Tanto es así, que los sindicatos mantienen su convocatoria de movilización general para el 12 de diciembre, como presión a la patronal para que se siente a negociar.

Más noticias en Política y Sociedad